atrapAarte

TRILOGIA CORIOLANO

15 Feb 15 - 16:31





 
Trilogía Coriolano. De Shakespeare, Grass y Brecht
Su voz es un tañido fúnebre, su refunfuñar un redoble de tambores
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 













Cayo Marcio fue un general romano que, debido a sus prodigios de valor en la guerra contra los volscos y a la toma de la ciudad de Corioli, recibe el sobrenombre de Coriolano. A su regreso a Roma, el Senado pretende nombrarlo cónsul, pero su actitud soberbia y despectiva hacia la plebe le hace impopular y, pese a los esfuerzos de Menenio Agripa, los tribunos consiguen su destierro.

Desterrado se dirige a casa de Tulo Aufidio, general de los volscos, su acérrimo enemigo; es recibido calurosamente y puesto a la cabeza de los volscos para vengarse de los romanos. Coriolano llega a las murallas de la ciudad y los romanos, para salvarla de la destrucción, envían a sus conciudadanos, antiguos amigos que le instan a pactar, la petición resulta infructuosa. Finalmente la madre de Coriolano, Volumnia, su mujer Virgilia y su hijo le imploran que salve a la ciudad. Cede a sus súplicas, concluye un tratado favorable para los volscos y vuelve con ellos a la ciudad de Anzio. Allí el general de los volscos le acusa de haber traicionado los intereses del pueblo y, con ayuda de conspiradores, le hace matar en la plaza pública.

William Shakespeare se inspiró en Vidas paralelas de Plutarco, donde narra la vida de Coriolano, para componer su tragedia homónima, escrita en cinco actos en verso y prosa entre 1607-1608. Fue representada probablemente a principios de 1608 e impresa en 1623.

Shakespeare fue fiel a las fuentes, en el argumento, en el estilo y en la caracterización del protagonista. También el carácter de Aufidio es tal como se encuentra en Plutarco; Shakespeare atribuye a Volumnia el arte del disimulo cuando trata de persuadir a su hijo a que disimule para conseguir el consulado.
Coriolano es un drama histórico pero de un género bastante particular; tiene en gran relieve el elemento satírico y grotesco.

Menenio (acto V, esc. 4) así lo define: "Cuando (Coriolano) camina, se mueve como una máquina de guerra... Su voz es un tañido fúnebre, su refunfuñar un redoble de tambores".
 
La Compañía Nacional de Teatro, CNT, convocó a Otto Minera para realizar la traducción y adaptación de tres obras en torno a este histórico personaje, de sendos dramaturgos: William Shakespeare. Bertolt Brecht y Gunter Grass, David Olguín, Martín Acosta y Alberto Villarreal dirigen las obras respectivamente, con el elenco estable de la compañía para las tres propuestas, que cuentan con el diseño escenográfico de Jorge Ballina en los tres casos..
 
A través de la Trilogía Coriolano la CNT realiza una revisión de la línea histórica de la dramaturgia que inicia en el siglo XVI para terminar en el siglo XX. Tres obras que parten del original de William Shakespeare, que posteriormente recrearon Bertholt Brecht y Günther Grass.
 
Basándose en las narraciones de dos historiadores pertenecientes al mundo grecolatino: Tito Livio y Plutarco, Shakespeare escribió su tragedia Coriolanus (1608), que retomó y adapto Brecht, quien consideró reaccionaria la postura del dramaturgo inglés, por lo que convirtió al héroe en un dictador. Por su parte, Grass retoma las versiones de Shakespeare y de Brecht, pero ubica la acción en un teatro de Berlín hasta donde llegan los proletarios a pedir apoyo contra el Estado a un director, que es el propio Brecht.


Coriolano De William Shakespeare,
Cinco líneas de acción tejen la magistral obra de Shakespeare: la guerra entre la naciente república de Roma y el estado de los Volscos; la intensa rivalidad entre sus dos líderes: Coriolano y Aufidio; las luchas por el poder político en Roma; la convulsión familiar de Coriolano y la batalla interna de un héroe cuya soberbia y orgullo no son de este mundo. Este caldo de cultivo sirve para desentrañar temas del presente: ¿qué tanto puede resistir una democracia los embates de un pueblo hambriento? ¿cómo se gestan, en un clima de manipulación política, la tentación autoritaria y el divorcio entre el pueblo y el círculo gobernante? Coriolano, héroe y villano, es el defensor de Roma. Arrasa con todo a su paso, pero tiene un enemigo mayor: la realpolitik y un pueblo con hambre y pobreza.

Olguín califica Coriolano, como la obra más política del dramaturgo inglés, resaltando la lucha de clases y la conflagración cercana a la quiebra del Estado romano.

“Shakespeare prácticamente pone en blanco y negro y de manera radical a dos bandos: están los patricios por un lado; el senado, y por otro los plebeyos. Podríamos evocar a Cervantes cuando dice aquello de: ‘al rico llaman honrado porque tiene que comer'; prácticamente el drama de los plebeyos en el momento en que se levantan en armas y están en insurrección; es hambre”.

La política juega el papel principal como “mecanismo autoritario”, debido a los conflictos que rebasan los intereses de Estado y se vuelven hacia las voluntades individuales. La razón de Estado se vuelve pasión. Es por eso que la política deja de ser un asunto de visiones y pasa a ser “el arte del diablo” por la confrontación de intereses.

Es inevitable relacionarlo en un contexto contemporáneo, motivo por el cual David Olguín mencionó: “Todo lo que he visto de este país, desde nuestras dificultades para construir una democracia en el aquí y en el ahora. Es decir, es un retrato de caciques impunes y manipuladores que envilecen a su pueblo”.
Se estrenó en Festival Internacional Cervantino de 2014, con motivo del 450 aniversario del natalicio de Shakespeare.

Traducción, Otto Minera, dramaturgia y dirección David Olguín, diseño de escenografía Jorge Ballina, vestuario Eloise Kazan, iluminación Matías Gorlero, maquillaje y peinados Amanda Schmelz, movimiento corporal Rafael Rosales, dirección musical y coral Alberto Rosas, diseño Sonoro Rodrigo Espinosa.
Funciones:
Del hasta el 15 de febrero: de jueves a sábado a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00 horas

 
Coriolano de Bertolt Brecht.
En cuanto al Coriolano (1951-1953) de Brecht –el cual dejó inconcluso por su muerte-, está ubicada en el contexto de las mafias y el consecuente choque entre fuerzas por el control de un territorio donde los ciudadanos no importan. El teatro develándose a sí mismo como un mecanismo de ficción, la introducción de una ruptura que, en esta ocasión no proviene de la música o de las estrategias más conocidas de este autor, sino de la ensayística brechtiana y la reflexión sobre la dificultad de decir la verdad, así como un lenguaje de emplazamiento cinematográfico en distintos campos con acciones simultáneas, es parte de este montaje que introduce al espectador al conflicto de Coriolano y pondrá en discusión mucho de lo que nos acontece como país.

Dentro de la importante mafia autodenominada “Roma” se da una ruptura por el control de la organización entre sus miembros más ricos y los de los negocios más pobres. Cayo Marcio, heroico y sanguinario combatiente de la familia fundadora, queda en medio de la lucha y es expulsado de la organización; en venganza, él se une a la mafia enemiga de los “Volscos” para la destrucción de Roma y el asesinato su propia familia.

Para Alberto Villarreal, director de Coriolano II: “El sentir realmente lo contemporáneo de un clásico, que con esta enorme capacidad de la humanidad de repetirse constantemente y de que sean nuevas estructuras; somos sencillamente lo mismo, la repetición de los mismos errores y procesos históricos. Ha sido algo enormemente inspirador, pero al mismo tiempo brutal en la creación de esta obra“.

Coriolano II representa dos primeras veces para Villarreal, es la primera vez que colabora para la CNT y la primera obra que monta de un dramaturgo de enormes dimensiones, como lo es Bertolt Brecht.

Trabajó a partir de las siguientes preguntas: ¿Qué es Roma? ¿Qué son las ciudades donde se arma la guerra?, para llegar a la conclusión de que el tema principal es “la conformación del sistema de poder, transmitiendo la concentración del poder y dominio a las mafias contemporáneas”.

“No tiene esto que ver con el narcotráfico, con los cárteles, de lo cual todos estamos familiarizados, sino con el gran sentido de las mafias que controlan al mundo a escala mundial y que incluso tienen mucho más poder que los gobiernos, que las ciudades, o que los mismos cárteles en ciertas ocasiones”, enfatizó el director.

Adaptación para montaje con la CNT, Alberto Villarreal Con textos de Elias Canetti, Walter Benjamin, Carlo Michelstaedter, Artur Schopenhauer y Bertolt Brecht.

Dirección Alberto Villareal, escenografía Jorge Ballina, iluminación Matías Gorlero, vestuario Jerildy Bosch,diseño sonoro Alberto Rosas, peinados y maquillaje Amanda Schmelz, realización y operación técnica de Video Kay Pérez.

Funciones: Del 26 de febrero al 8 de marzo: de jueves a sábado a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00 horas

Los plebeyos ensayan la insurrección de Günter Grass.
En una referencia muy clara a un hecho histórico que tiene muchos puntos de vista y que Günter Grass convierte en ficción: en algún momento de la historia del Berliner Ensemble un Bertolt Brecht muy comprometido se niega a apoyar a un grupo de trabajadores de la construcción que piden su apoyo en contra del gobierno alemán. Los tanques soviéticos avanzan sobre Berlín. El artista se debate entre la convicción ideológica y la trágica rueda de la historia. Al mismo tiempo trata de hacer una versión de Coriolano de Shakespeare: un guerrero que es un buen gobernante pero que no sabe adular a su pueblo.
Él mismo se convierte en Coriolano. No sabe adular, pero tampoco sabe tomar partido.

No tantos años después que Brecht, Günther Grass escribió Los plebeyos ensayan la insurrección (1966), la cual recrea un hecho histórico: la primera insurrección obrera en un país comunista –Alemania Oriental (1953)-, llevándola a irrumpir en el escenario de un teatro berlinés. La intención de Grass es la de confrontar al creador y su obra, en este caso Brecht y su adaptación, con la dura realidad.

El experimentado Martín Acosta comenta con respecto a este montaje: “A diferencia de Brecht, Günther Grass renuncia a la teatralidad y a la espectacularidad en aras de desentrañar el corazón de una persona, en este caso un artista en un momento sumamente crítico, en un momento en que se plantea el sentido de su trabajo y el sentido de su vida”.

Acosta también parte de interrogantes para su puesta en escena: ¿Para quién trabaja el artista? ¿Y qué es lo que sostenemos? ¿Qué pasa cuando el arte está supeditado al sistema? ¿Para quién es el trabajo si no es para el público que lo demanda?

Dirección Martín Acosta, traducción Otto Minera, de la traducción inglesa de Ralph Manheim, cotejada con el alemán original por Claudia Cabrera, escenografía Jorge Ballina, iluminación Matías Gorlero, vestuario Ricardo Loyola, maquillaje y peluquería Amanda Schmelz
Funciones: Del 12 al 29 de marzo: de jueves a sábado a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00 horas.
 
  
Otto Minera califica el proyecto de grande y afirmó que, despertó su curiosidad y volvió a leer el Coriolano para comprobar si se merecía tantos elogios. Al final le apreció una gran obra de teatro con una trama apretada y ajustada donde no hay una palabra y momento que se pierda. Para el también director, “La acción de la obra es una locomotora, arranca y no para hasta que el mundo de Coriolano cae estrepitosamente”. Aseguró que para el teatro, ser un clásico y ser vigente, es una condición vital.
Afirmó que su interés por Coriolano de William Shakespeare surge de los estudios que T. S. Elliot le dedicara a esta tragedia, a partir de lo cual consideró la necesidad de una traducción puntual, ya que “traducir implica la responsabilidad de que nada se pierda en el camino”.

Para el titular de la CNT, Luis de Tavira Coriolano es una de las obras maestras de Shakespeare y una de las más desconocidas; es una obra que nos ayuda a entender la naturaleza del poder. La cultura es una conversación, por eso es necesario actualizar a los clásicos y también su traducción”.
 “Presentaremos la trilogía para mostrar el discurso histórico, la evolución desde la perspectiva del teatro sobre estos temas fundamentales, como es el caso de Coriolano el que confronta política con ética, de una enorme actualidad”, expresó.
 
 El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable. No se la pierda.
Trilogía Coriolano
Con los actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro: Rodrigo Alonso, Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, Enrique Arreola, Everardo Arzate, David Calderón, Eduardo Candás, Erika de la Llave, Emma Dib, Julieta Egurrola, Mariana Gajá, Marco Antonio García, Israel Islas, Diego Jáuregui, Oscar Narváez, Luis Rábago, Renata Ramos, Juan Carlos Remolina, Astrid Romo, Esteban Soberanes, Roberto Soto, Paulina Treviño, Rodrigo Vázquez, Ricardo Leal, Teresa Rábago y Adriana Roel.
Teatro Jiménez Rueda
Avenida de la República 154, Colonia Tabacalera, Ciudad de México
Metro Hidalgo. Metrobus Plaza de la República.
Informes: publicos.cnteatro@inba.gob.mx

 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371740