atrapAarte

VIEJAS PICARDIAS

28 Feb 15 - 08:22



 
VIEJAS PICARDIAS, de Mario Ficachi
Soy un admirador de la voz.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 













Contador público por la UNAM, Mario Fichachi se asume teatrero, escritor, fotógrafo y promotor cultural. Sus primeros maestros fueron Juan Carlos Uviedo, (de cuyo trabajo, por cierto se exhibe una imprescindible exposición en el MUAC del Centro Cultural Universitario) José de Jesús Galán y Héctor Azar.
Formó parte del grupo Ergónico, en la Casa del Lago, su primera obra fue El séptimo sello, de Ingmar Bergman, dirigida por Benjamín Villanueva en 1972.

Algunas obras de su autoría son: Mendel: padre de la genética, De Archundia a Zamarripa, Obediencia simulada, Sin respiro, Dos mujeres un siglo, El cuidador, Calabaza en tacha y Titipuchal y Yo tenía diez perritos, actualmente tiene en cartelera, desafortunadamente hasta el 1º de marzo, Viejas Picardìas, escrita para la increíble actriz venezolana avecinada en nuestro país desde hace muchos años, Teresa Selma, quien ofrece una exquisita interpretación de las canciones que llevan explícitas esa viejas picardías.
Platicamos con Ficachi, autor, director y productor, absoluto responsable de la, valga la repetición, exquisita puesta en escena, y estas son sus palabras:


 
¿Mario cuál es la génesis de Viejas Picardías.?
Yo soy un coleccionista irredento de todo tipo de música, soy un admirador de la voz número uno del siglo XX que es Ella Fitzgerald. Las voces femeninas me atraen muchísimo, los negros, las negras, prefiero ese tipo de música incluyendo a Pedro Vargas, Angélica María, Maite Gaos, Julissa, toda esa gama de voces femeninas las prefiero a los grupos, por supuesto la excepción siempre serán los Beatles y los Rolling Stones. Regularmente lo que hago es escuchar cualquier cosa, voy como a ciegas a mi discoteca y voy oyendo cosas. Sarita Montiel que es una de las intérpretes originales de Viejas picardías, interpretada aquí en la obra por Teresa Selma me llamó la atención desde chico porque yo vivía cerca del Cine Estadio, que fue donde estuvo años El último cumple….
… que después fue el teatro Silvia Pinal….
…y ahora es una iglesia extraña exótica, pero en fin. Entonces Sarita Montiel y otras voces formaron parte de mi infancia y han sido recurrentes para juegos, para juegos porque los cuplés guardan una picardía, tienen una parte pícara muy sana, muy inocente inclusive que está ahí, entonces causa risa. Fui guardando cosas de Sarita Montiel y, ahora que estuve en Buenos Aires, descubría a Tita Merelo, yo la conocía pero no sabía que esta canción de Yo soy así, era de ella, traje también música de Buenos Aires, y bueno, mis recuerdos.

Los 70 para mí son definitivos en mi vida. Mi primer viaje a Europa fue 1971, y ahí conocí a Olga Ramos, conocí es un decir, me llevaron mis tíos porque fue un viaje familiar, la vi actuar, y eso no existía en México o por lo menos yo no sabía que existiese en la Ciudad de México, me llenó mucho y dije eso es muy sano, muy padre verlo, a todas las edades. Entonces por eso está La regadera en mi selección musical, y después yo voy dotando de picardía a algunas canciones que quizá no la tengan, pero con la morbosidad con que uno puede escuchar ciertas letras, pues uno va por ahí. La parte maya del espectáculo, lo descubrí con una cantante en Mérida que se llama Ligia Cámara, ella tiene su lugar en Mérida, un rinconcito, toca el piano y ella interpreta las canciones y esa siempre me gusto también. En fin esa es la génesis de Viejas picardías pero Viejas picardías está dedicada a Teresa Selma y no creo que haya alguien más que la pueda suplir.
 

Dado que el espectáculo se basa en las voces que interpretaron estas melodías. ¿Quiénes son las intérpretes originales que conformarían tu elenco?.
Bueno las intérpretes son Sarita Montiel, Tita Merelo, Olga Ramos, Angélica María, María Victoria, Maite Gaos, Tin Tan que es fantástico, también.
 
Y el espectáculo cierra con un poema de negros maravilloso.
Si eso no te puedo decir el autor porque me traje de Buenos Aires unas milongas y eso está cantado como milonga por un grupo y no trae el autor, pero a mí me gustó que no fuese cantado, sino que fuese dicho tal como lo dice con la maestría que lo dice la querida Teresa.





 
El espectáculo está hecho ex profeso para Teresa Selma. ¿Por qué ella precisamente?. Es una gran actriz, pero ya es grande. No es cantante y es un espectáculo de música. Lo hace perfecto pero igual se podría pensar en muchas otras actrices, o cantantes en lugar de ella.
Mira hay muchísimo material uno le rasca a todo eso y hay muchísimo, hay gente se me ha acercado y me dice: ¿cómo es posible que me hayas puesto a Agustín Lara?. Pues porque el espectáculo dura una hora. Los textos son míos, por supuesto, le puse que posiblemente haya una viejas picardías número dos…
Conocí hace poco a Teresa, no la conozco desde hace mucho tiempo, pero haberla visto en Arráncame la vida, me convenció de que detrás del personaje que estaba haciendo de una maestra, estaba una mujer riquísima en experiencia, y no me equivoqué. Cuando empecé a platicar con ella, resulta que ella fue fundadora del CLETA, del Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística; fue voluntaria en la revolución cubana; estudió con Seki Sano, en fin es una mujer que te puede contar anécdotas durante horas. Es formidable, y es una mujer pícara, es una mujer coqueta, y eso yo lo fui intuyendo conformé platiqué con ella y le dije: “quiero que hagas esto” entonces por eso se lo dedique a ella. Que en principio no quería hacerlo porque le parecía muy frívolo, pero la convencí y fue la mejor decisión.
 
Ver a Teresa Selma con su vestido a la María Victoria es espectacular, tiene una figura impresionante para una mujer octagenaria .
Ese vestido, efectivamente inspirado en María Victoria, yo se lo diseñé, nada más en un dibujito, a Verónica Sánchez para un trabajo que se llama Entremeses con ángel, unos entremeses españoles y yo le dije: entre un entremes y otro vamos a meter algo que capte la atención, que guste mucho para ver lo siguiente, vas a hacer una diva de los años 50, con un trío que va a cantar con esmoquin, y vas a pasar cantando una canción, y verás como a la gente le va a atraer muchísimo. Han pasado 12 años de eso, de esa puesta en escena, le hablé por teléfono, le dije Verónica, ¿tienes aquel vestido?. Claro que si Mario me lo dio, se lo enfundó Teresa Selma y dije: como si estuviera hecho para ti querida. Le hicimos unos arreglos nada más, un poco más de pedrería y le encantó y se ve estupenda.
 
Viejas picardías es el tercer trabajo que escribe y dirige Mario Ficachi con el mismo corte, es decir una voz femenina y un pianista masculino. El primero se llamo Me quito el sombrero, canto Margie Bermejo y al piano estuvo Dimitri Dudin, eran canciones de Lara y Gardel. El segundo se llamó De atar, la cantante: Luz Angélica Uribe acompañada al piano por Juan Pablo Sandoval fue una selección de arias donde la locura femenina estaba presente. Ahora toca turno acompañar al piano a Teresa Selma, a Alejandro Muraira, también dotado de dotes histriónicas, dado que no solo se dedica a sacarle a las teclas los bellos acompañamientos de la selección musical, sino que da replica a la experimentada actriz en algunos picantes diálogos
 
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
 
Viejas Picardías. De: Mario Ficachi.
Dirección: Mario Ficachi.
Actuación: Teresa Selma, acompañada al piano y en escena por Alejandro Muraira.
Foro Contigo América. Arizona 156 Colonia Napoles.
Hasta el 1 de marzo
Sábado 19 horas, domingo 18 horas
Boletos en taquilla. Localidades: 127 entrada general. 50% de descuento a estudiantes, maestros, militares, INAPAM y trabajadores de gobierno.

 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371652