atrapAarte

PEQUEÑAS INFIDELIDADES

16 Sep 18 - 13:34




 



de Mario Dinamet
¿Por qué no te sentiste a gusto, por qué nunca hablaste?. Simplemente te vas.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 
 









Veinte años después de su divorcio, una pareja se encuentra por casualidad. A la sorpresa le siguen las preguntas, y lo que comienza como una inocente conversación, se transforma gradualmente en una inquietante indagación de su fracasada relación. Con incisivo rigor que no excluye el humor ni la ironía, Mario Dinamet, indaga en secretos íntimos e inconfesables de la relación de pareja. El texto provoca conmoción, sonrisas y complicidad. Ángeles Marín y Luis Cárdenas encarnan a estos personajes, dirigidos por Víctor Carpinteiro, los tres vuelven a un autor que ya conocen, gracias a Cita a ciegas.

 
  
 
Así es, constata el también productor de la puesta en escena, Luis Cárdenas, es un autor muy conocido para nosotros, muy querido, hace algunos años pusimos una obra de él, Cita a ciegas, que fue un éxito, verdaderamente una temporada muy exitosa porque la puesta fue excelente, el texto de Mario Diament era delicioso. Ahora tenemos la fortuna de que Ángeles estuvo insistiendo con él y nos dio esta nueva obra Pequeñas infidelidades, un texto de la misma calidad, con ese diálogo tan ameno que él maneja.
 
¿Qué fue lo que cautivó a la también productora de Pequeñas infidelidades?.
 
Hablar y poder decir algo acerca de lo que es la no comunicación en una pareja, a raíz de esta no comunicación se van generando esas pequeñas infidelidades, como dice Mario, aunque no hay pequeñas, la infidelidad, es infidelidad. Por eso me llamó tanto la atención esta obra y porque me gusta mucho como escribe Mario, es un amigo muy querido, él ya tenía esta obra y yo buscaba un texto que hablara sobre el tema, la no comunicación de la pareja.
 
Mario tiene mucho contacto con Víctor Carpinteiro, continúa Marín, por el Círculo Teatral, que fue donde se puso Cita ciegas, y él le manda constantemente obras a Víctor, a ver si le interesa alguna, Víctor tenía esta y como sabía que estaba buscando obra, me dijo: aquí está una perfecta para ti, léela, si te gusta te pones en contacto directamente con Mario, y así fue, la leí, el final, que es un final inesperado, fue lo que termino de convencerme para que dijera si, si la quiero hacer. Me puse en contacto con Mario, y luego, luego me dijo que sí, que por supuesto, y que estaría perfecto que la hiciéramos Luis y yo.

 
  
 
La primera temporada Luis no puedo por compromisos, estuve con otro actor, y ahora que el actor se tuvo que ir del país, ya Luis estaba desocupado y dijimos, ahora es cuando, tenemos que hacer la obra como Mario quería.
 
Pareciera una historia muy sencilla, añade Cárdenas, pero lo que se complica es la relación de la pareja. Anecdóticamente es el reencuentro “fortuito” de una pareja que estuvo casada, pero se separaron hace 20 años, 20 años que no se ven. Tienen este encuentro, empiezan a platicar y a recordar, poco a poco, pasajes de su vida en común y empiezan a descubrir las cosas que quedaron pendientes, de decirse, de comunicarse, y descubren que, en verdad, nunca tuvieron comunicación durante su tiempo de matrimonio. Empieza a revivirse ese conflicto y se vuelven muy, muy interesantes las cosas que se plantean aquí, que se dicen, y al final, para darle el aspecto dramático, tiene un final muy inesperado.
 
Luego de haber sido pareja siete años y de dos décadas separados y sin verse y rehecho sus vidas, viene el reencuentro, producto del aparente destino que todo lo determina. Un departamento vacío que ella muestra a posibles interesados resulta el marco ideal para que los reproches aparezcan y las cuentas pendientes traten de saldarse. Mario Diament da, desde el título pistas de lo que será el conflicto planteado. ¿Cuál es la apuesta que hace Carpinteiro, con un equipo que conoce perfectamente?.

 
  
 
Tenemos varios años de conocernos y de trabajar como compañeros en el escenario y como actriz – director, comparte la protagonista, creo que los dos nos entendemos muy bien y a él también le intereso muchísimo poner esta obra, por lo mismo. A través de este reencuentro, se van viendo que los dos, con sus virtudes y defectos, son terribles. En la obra va saliendo todo este conflicto por la no comunicación, todos los reclamos, en ciertos momentos hay amor, desamor, venganza, hay muchos reclamos por no haberse comunicado sobre todo. Se va descubriendo todo el daño que se hicieron, aparentemente sin saber que se estaban haciendo el uno al otro, y esto fue lo que también le llamo mucho la atención a Víctor Carpinteiro de la obra, hablar de las relaciones de pareja, hablar de lo mal que puede llegar a ser tener una ruptura sin explicar nada de por qué te fuiste, por qué no te sentiste a gusto en esa relación, por qué nunca hablaste, simplemente te vas, desapareces, y cuando te reencuentras sale todo.
 
Marín y Cárdenas componen con solvencia criaturas que se alteran profundamente durante el transcurso de la obra. El alcohol que van tomando en el encuentro los ayuda a generar acciones que dan la idea de decadencia. Un texto fuerte que encuentra eco en el público. Aunque no es continuación de Cita a ciegas se va estableciendo un hilo de comunicación entre sus intérpretes y el autor.
 
Fíjate que si, en este caso, si, son palabras de Cárdenas White, precisamente porque Mario tiene una forma tan peculiar de escribir, de poner a dialogar a los actores, que ya lo habíamos vivido justamente en una escena de Cita a ciegas, éramos también pareja y más o menos con los mismos conflictos, algunos diálogos incluso se parecen, entonces ahora hacer esta obra es como desarrollar aquella pequeñita escena que hacíamos, en una obra completa, con toda la variedad de matices, de textos y de lenguaje tan inteligente que utiliza Diament en sus obras. Aparentemente son tan sencillas, podría ser un diálogo tan común, tan cotidiano, pero tiene unas profundidades en la forma, que se descubren cosas de la personalidad de cada uno muy, muy interesante.

 
  
 
Complementa Ángeles. Yo creo que deberíamos de tener límites de no perder la comunicación, no debemos de perder el diálogo, eso es lo importante para mí en esta obra, que la gente vea que no hay que perder el diálogo, que lo que tú quieras en una relación lo hables con tu pareja, así tengas una aventura pues hablas con tu pareja y si la pareja así lo decide adelante, pero si solo uno piensa que es normal una relación fuera del matrimonio y el otro no, ahí es cuando la comunicación es importante.
 
¿Histriónicamente que les aportan estos personajes?.
 
Luis. Es una delicia trabajar esto, y un reto, parecería un lugar común decirlo pero cuando estuve estudiando y memorizando para este montaje, le platiqué a Ángeles: va a ser fácil realmente, los textos son muy cotidianos, muy sencillos, llego un momento en que memorizaba los textos, pero el contenido me causaba un conflicto tal, que me costó muchísimo hacer el trabajo de mesa, que es parte del proceso para la preparación de una puesta en escena, no sabes cómo me costó. Afortunadamente Ángeles ya tenía avanzado todo el trabajo, para mí fue muy difícil algo que parecería tan, tan sencillo aprenderse. Está hilvanado de tal manera que te va metiendo en una profundidad que tienes que trabajar la verdad escénica, es importantísimo permitir que la gente sienta que está asomándose a una conversación que no le corresponde, pero que le interesa saber que se está diciendo. Incluso la propuesta escenográfica de Mónica Kubli avanza en ese sentido, porque está hecha a base de persianas, persianas que se abren y empiezas a ver la escena, lo que hay ahí adentro, lo que va a pasar ahí adentro.

 
  
 
Ángeles Para mí el reto fue trabajar un nuevo género para mí, casi siempre he trabajado tragedia o melodrama, siempre me ha gustado la tragedia, desde que estaba en la escuela, es como mi genero preferido, entonces este es un reto, porque es realismo en tono de comedia, a veces es divertida, pero cruda, para mí ese fue el reto de esta puesta en escena, de este trabajo gozoso, de hacer algo distinto a lo que he venido haciendo en toda mi carrera.
 
Luis. Parecería que la obra es muy densa, un conflicto de pareja, pero la verdad el diálogo de Diament es muy divertido, es una comedia, la gente está divertidísima, pero al mismo tiempo está reflexionando de todo lo que va pasando, y a veces se queda muy seria y las identificaciones de cada quien con pasajes de la obra está a la orden del día.
 
En esta puesta no todo es lo que parece, y cuando creemos que asistimos a un encuentro del pasado nostálgico, de lo que podría haber sido y a unos viejos resentimientos de infidelidades menores, la trama tuerce el rumbo y se pone más y más complicado, hasta que el final termina por ser algo excesivo.

 
  
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Muy recomendable.
Pequeñas infidelidades. De: Mario Diament.
Dirección: Víctor Carpinteiro.
Escenografía e iluminación: Mónica Kubli.
Vestuario: Cristina Sauza.
Asistente de dirección y de producción: Carlos Verduzco.
Relaciones públicas: Alicia Garzón.
Asistente general: Jazmín Maceda.
Actuación: Ángeles Marín y Luis Cárdenas.
La teatrería. Tabasco 152. Colonia Roma Norte.
Domingos de septiembre a las a las siete de la noche, descuentos en línea y los habituales para estudiantes, maestros e INAPAM.

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

354331