atrapAarte

MORIR O NO MORIR

17 Feb 15 - 21:59





 
MORIR O NO MORIR. De Sergi Belbel.
Ni estamos predestinados, ni Dios elige nuestro momento.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.














 
Nacido en Barcelona en 1963. Sergi Belbel es Autor, director y traductor teatral. Licenciado en Filología Romántica y Francesa por la Unversitat Autónoma de Barcelona en 1986. Miembro fundador del Aula de Teatre de la Universitat Autónoma de Barcelona. Profesor de Dramaturgia en el Institut del Teatre de Barcelona, desde 1988.

Ha dirigido obras de autores clásicos y contemporáneos, entre otros, de Shakespeare, Calderón, Moliere, Goldoni, Beckett, Koltés, Mamet y De Filippo.

Tiene unas veinte obras teatrales escritas, traducidas también a una veintena de idiomas entre las que se destacan: Minim.mal Show, Calidoscopios, Después de la Lluvia, Elsa Shneider, Tálem, Caricias , La Sangre y Morir o no morir. A partir de haber obtenido entre otros galardones el Premio Marqués de Bradomín (1985), el Premio Nacional Ignasi Iglesias (1987), Belbel pasó a convertirse en uno de los valores jóvenes más firmes de España. En 2005 fue nombrado Director del Teatro Nacional de Catalunya.

Sergi Belbel es uno de los autores contemporáneos más destacados de la escena española y sus obras han sido traducidas a una veintena de idiomas.

Hace casi treinta años, el dramaturgo renunció a la carrera de Filología porque prefirió ser un escritor que hiciera historia, en vez de un académico que la enseñara. El tiempo le dio la razón.
Hoy, Belbel i Coslado es uno de los autores contemporáneos más destacados de la escena española, y se ha distinguido por ser un autor que dirige y no un director que escribe.
A los 21 años, Belbel conoció al dramaturgo y director José Sanchis Sinisterra (Valencia, 1940). Un encuentro revelador que cambió su vida, y el teatro, que hasta entonces había sido sólo un pasatiempo, se transformó en su pasión.
Un año después, se presentó al premio Marqués de Bradomín para autores jóvenes. Participaron 96 obras, algunas de autores consolidados. Minimal show, de Belbel, fue la ganadora y Sanchis puso a su disposición su grupo para que la montara.

Un catedrático de Filología francesa que dirigía su tesis, le planteó la que Belbel define como "la pregunta de su vida": ¿Tú qué prefieres, estudiar a los demás, o que los demás te estudien a ti?. Ese día, su pasión se transformó en su profesión.

Al presenciar sus obras en otros países, en otros idiomas, se percató de que, a pesar de las diferencias conectan igual con el espectador. Hay algo subyacente: la teatralidad, no conoce fronteras.

El lenguaje del arte dramático es universal, una muestra de ello, son la obra de muchos dramaturgos, que van de los clásicos griegos, pasando por Shakespeare o García Lorca, a la obra de Belbel.

El autor considera que pertenece a una cultura extraña, la catalana, que nunca ha tenido una consideración de Estado. Sus personajes no tienen nombre, en sus obras no se citan ciudades, todo sucede en terrenos ambiguos.

     

Por su obra Morir o no morir, recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática, y, apropósito de esta obra, Antón Araiza, dirige con acierto, sensibilidad y creatividad a un nutrido grupo de talentosos actores, en uno de los estrenos más afortunados que hemos visto en nuestras carteleras locales.

Morir o no morir es una compleja pieza teatral en la que Belbel representa siete historias autónomas unidas por la muerte como tránsito banal.

Se trata de un magnífico juego escénico dividido en dos partes que se reflejan como si el eje central fuera un espejo. En la primera parte, siete escenas muestran otras tantas formas más o menos ridículas de morir. Hay un cierto humor negro en algunas de las escenas. Las siete historias de esta primera parte son independientes: Un director de cine que quiere salir de su bache creativo. Un heroinómano que no se resiste a la droga. Una niña que se ahoga con los huesos del pollo. Un enfermo que no alcanza el botón de alarma del hospital. Una histérica que se atiborra con pastillas y alcohol. Un joven motorista atropellado por la policía y un ejecutivo víctima de un asesino a sueldo. En la segunda parte, las historias se reescriben enlazadas, se encadenan, al estilo de Short Cuts de Robert Altman y hacen repensar el bloque anterior dejando en el aire una idea: lo azaroso de la muerte. Ni estamos predestinados, ni Dios elige nuestro momento, la muerte en muchos casos es obra de la casualidad y no de la causalidad.
Lo más atractivo de este libreto es su estructura, de ida y vuelta

  

En el primer bloque se plantean las acciones, se construyen los diálogos. En el segundo, descubrimos muchas cosas de las historias, de lospersonajes que ya conocíamos.
 
Ahí es donde reside el planteamiento del autor: ante situaciones difíciles, complicadas, nuestro comportamiento, nuestra reacción es, en la mayoría de los casos, decisivo. Siempre hay una forma mejor de hacer las cosas que puede determinar que los implicados, como en la obra de Sergi Belbel, mueran… o no.

La obra se adaptó al cine, con el nombre Morir (o no)  en una película española, dirigida por Ventura Pons en el año 2000.

Morir, o no Morir es una de las obras de teatro más complejas de Sergi Belbel, siete historias con dos finales diferentes cada una de ellas. La obra reflexiona sobre La delgada línea entre la vida y la muerte, entre morir y sobrevivir. Es una historia sobre la segunda oportunidad del destino. Morir, o no Morir es una obra que son dos, y Antón Araiza la dio una excelente lectura al complejo texto, y nos ofrece una puesta en escena aséptica, pero no fría, rodeándose de un inmejorable equipo de creativos: el siempre acertado Jorge Ballina en la escenografía; Mario Martín del Campo en el vestuario; Matías Gorlero en la iluminación, Sandra Narváez en la difusión, y de 14 valientes y muy talentosos actores: Erwin Veytia, Amanda Farah, Nicolás Mendoza, Paula Watson, Regina Flores Ribot, Ana Valeria Becerril, Fernando Villa Proal, Sohie Gomez, Concepción Márquez, Norma Angélica, Raúl Villegas, Gabriel Hernán, Pedro Mira y Miguel Romero, todos y cada uno de ellos ofreciendo inmejorables interpretaciones, logrando un desempeño homogéneo, en el que todos están muy bien.

       

Cual hospital o peor aún, SEMEFO, en la obra, camillas, o mesas donde se depositan los cadáveres juegan las veces de mesas y de cualquier tipo de mobiliario, pese a ello, la obra no es gélida, al contrario, y los cadáveres se van acumulando hasta el número seis, para dar reverzaso y replantear las situaciones.

Absolutamente plausible la dirección de Araiza, quien a todas luces ha abrevado de sus ya muchos años en la escena, como actor, toda la experiencia que dan las tablas, dando sus primeros pasos en la dirección en obras de pequeño y mediano formato para aterrizar de la mejor manera en esta compleja obra. Enhorabuena

La obra se produce gracias al estimulo fiscal (Efiteatro)


 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente imprescindible.
Morir… o no morir
Autor: Sergi Belbel
Dirección: Antón Araiza
Con: Erwin Veytia, Amanda Farah, Nicolás Mendoza, Paula Watson, Regina Flores Ribot, Ana Valeria Becerril, Fernando Villa Proal, Sohie Gomez, Concepción Márquez, Norma Angélica, Raúl Villegas, Gabriel Hernán, Pedro Mira y Miguel Romero
 
Foro Lucerna. Lucerna 64, esquina con Milán. Colonia Juárez.
Funciones: lunes y martes 20:45 horas, hasta el 5 de mayo.
Boletos en taquilla y en el sistema Ticketmaster.

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

354350