atrapAarte

MENELAO RAPSODIA

11 Feb 15 - 16:32




MENELAO RAPSODIA, de Simon Abkarian.
Teatro puro, basado en la palabra y la actuación.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.



 



Entiendo ahora el exilio que cantan los bardos
venidos de la lejana Jonia,
entiendo la amargura del pan
y del vino cuando se es forastero.
Entiendo que para la felicidad estoy muerto.
Menelao rapsodia
 











Menelao fue el segundo hijo de Atreo, rey de Micenas, y de Erope, siendo el primogénito Agamenón, que sucedió a su padre en el trono. Menelao accedió al trono de esta ciudad al casarse con Helena, hija del rey Tindareo de Esparta.

Helena era considerada la mujer más bella del mundo, por lo que Menelao no era su único pretendiente. Cuando fue el elegido, los otros pretendientes de la nobleza griega hicieron un juramento, gracias a la intervención de Ulises, para apoyarle en caso de tener problemas con su esposa.

Menelao y Helena vivieron en armonía con su hija Hermione. Después de diez años, llegó a Esparta Paris, príncipe de Troya. Afrodita le había prometido a Helena como recompensa por la manzana de oro del concurso de belleza entre las diosas. Debido en gran parte a los esfuerzos de la diosa del amor, Helena se enamoró de Paris. Cuando Menelao acudió a Creta el funeral de su abuelo, Paris aprovechó la oportunidad y se llevó a Helena.

Menelao siguió a la pareja hasta Troya, acompañado de Ulises, para intentar recuperar lo hurtado por Paris, los troyanos no accedieron a cumplir sus peticiones, por lo que sólo quedaba el recurso de la fuerza. La nobleza griega recurrió al juramento hecho y Agamenón, reunió un gran ejército para sitiar la ciudad durante diez años, tras los cuales fue destruida mientras sus hombres entraban triunfantes.

Menelao no jugó un papel relevante en la Guerra de Troya. Aunque fue un guerrero valiente, siempre estuvo a la sombra de otros personajes más importantes, como Aquiles, Áyax, Diomedes y Ulises. El mando estaba en manos del imponente Agamenón.

Tras la caída de Troya y gracias a la idea de Ulises de meter un caballo de madera en la ciudad, Menelao
recuperó a su esposa. Su viaje de regreso a Esparta fue difícil, ya que tras la victoria Menelao no había hecho suficientes sacrificios a los dioses en señal de agradecimiento.

Nunca se sabrá si la inmortalidad con la que fue recompensado Menelao fue una bendición o un castigo. De ese modo tuvo que pasar la eternidad en el Elíseo junto a su esposa, tal y como le había dicho Proteo.

 



Aquella mañana, de pie sobre el muelle, dejé de ser Menelao.
Aquella mañana, el rey de Esparta cayó de rodillas,
en el hueco de una ola que encallaba sin fin.
¿Cómo vivir sin ti?
Menelao Rapsodia
 




















El dramaturgo de origen armenio, Simon Abkarian, autor de Menelao Rapsodia, comenta con respecto a esta historia:

“Acerca de Menelao y Helena, tenemos ideas, puntos de vista a menudo arbitrarios y que se asemejan al cliché. El hecho que su marido no dé “la talla” le quita a la huida de Helena toda carga amorosa. Por lo mismo ella se transforma en el arquetipo de la ramera, aquella que trae la discordia y la muerte, se le cercena el derecho de disponer de su destino...

He querido convocar la palabra escrita, una lengua densa y ardua, un lenguaje poético, lírico, trivial, cuestionar la soledad de Menelao y redibujar los contornos de esta pena de amores siempre ocultada por la guerra de Troya. Llevar al extremo el veneno del despecho amoroso. Cuando se habla de amor, del paraíso de la mitad desaparecida, hay que hacerlo con gracia. Encontrar la verticalidad del movimiento amoroso. En la base está el amor, un sentimiento que contiene a todos los demás, a partir del amor se puede hablar de todo. Cuando está presente ese deseo de poesía, todo se desenvuelve luego con belleza: es el brillo en el gesto, en la palabra, y es apreciable. El verbo en el centro, sin artificios.

Es por encarnación y encantación, por el arte de actuar que todos esos modos se harán Teatro. ¿Cómo hacer para llenar la grieta de un corazón y sobrevivir a un verdadero amor? Todos merecen atención, hasta este antihéroe Menelao, rey de Esparta, cornudo de Helena que se fugó con Paris. Hay que dejar desatorarse el corazón, permitirse los gritos y las lágrimas. Hay que bailar y cantar la muerte contenida en la ruptura. La felicidad no se construye sobre las ruinas y la desgracia del otro.”


 


Desde que partiste,
nuestro lecho es más bien una tumba que se niega a mí.
Todo consuelo se ha tornado ajeno.
Menelao rapsodia.
 







Simon Abkarian nació en Francia en 1962, pasó su infancia en Beirut, y regresa a Francia para luego migrar a Los Ángeles, donde integra una compañía de teatro armenia dirigida por Gérald Papasian.

De regreso en Francia en 1985, ingresa como actor al Théâtre Du Soleil, (Téatro Del Sol) de la directora Ariane Mnouchkine donde permanece hasta 1993. En cine, consigue sus primeros papeles desde los años 80 y goza hasta la fecha de una sólida carrera. En 1998, funda su compañía TERA.
 
Menelao Rapsodia es una obra en un acto, para un actor, bajo la forma de monólogo. Se trata de un monólogo, el soliloquio de un rey en exilio del corazón y de su tierra.
Aquí Abkarian imagina el monólogo de Menelao, preso de los sentimientos más violentos y contradictorios, de la rabia a la desesperación, de la ebriedad a la nostalgia.
El resultado es palabra cruda, trivial y tierna, pero desbordante de amor.
 Es teatro puro, basado en la palabra y la actuación, situación que Nicolas Sotnikoff, director e intérprete del mismo, aprovecha al máximo, sacándole todo el provecho al texto y al espacio.
 




La noche y yo nos arrastramos en el palacio que desertaste.
Las estatuas de hermosas formas se quedaron fijas.
Los espejos se apagaron.
Las canciones callaron.
Afrodita entera se ha fugado.
Menelao Rapsodia
 







De padre Ruso y madre Alemana, Nicolas Sotnikoff nació en Paris en 1968. Pasó su infancia entre Francia y España, ingresó en 1988, a la escuela de teatro y cinema del actor Niels Arestrup en Paris. En 1992 forma parte del elenco del Théâtre du Soleil, dirigido por Ariane Mnouchkine.

En esa época conoce a Simon Abkarian, deja la compañía en 2003 y trabaja con numerosos directores en Francia.

Se reúne nuevamente con Abkarian para actuar en su obra y bajo su dirección en Penélope o Penélope. En 2010, funda Los Ellos, talleres privilegiando la creación teatral.
Desde el 2012, radica en México donde actúa en teatro, dirigido por Luis De Tavira, Lorena Maza, Katina Medina Mora; y en cine, bajo la dirección de Francisco Franco, Guita Shyfter y Jorge Hernández Aldana, entre otros.
 
Con esta depurada puesta en escena, el dolor, la ruptura, la risa, la danza, la búsqueda, el amor; el verbo, la fuerza de la actuación y de la música están al servicio, en el centro, del teatro puro, no hay efectos, aunque si los crea.

La música no es mero acompañamiento escénico, constituye una conciliadora de almas y corazones, puntuación del texto y del verbo

Algunos momentos son bailados, con gestualidad y ritmo oriental debido a la geografía del relato.

Las pronunciadas sombras que se proyectan acentúan el estado de ánimo de Menelao, no el Rey de Esparta, las de un hombre abandonado.
 

Todo está blanco ya no sé dormir.
En el aposento de mis noches, deambulo mirando mis pies.
Tengo cara de culpable que busca su coartada.
Aquí estoy doblado como el arco de un puente.
Caballo trabado sobre a la orilla del camino.
Nadie para hablar conmigo.
Nadie para espantar las moscas que se alimentan de mis ojos.
Nadie para impedir que las garrapatas chupen mi sangre.
Pobre bestia abandonada, ¿quién vendrá a liberarme?
Menelao Rapsodia
 




La brillante traducción de texto, está a cargo de César Maurel que nació en París, pero radica en Costa Rica desde 1981 dónde ha dividido su tiempo entre la enseñanza del francés a niños de primaria y las Artes.


 
Escúchate hablar, semental de circo.
Llegaste hasta mendigar una caricia.
¿Habrase visto a un actor pagar un asiento para asistir a su propia función,
cuando justamente su lugar está en el escenario donde todo sucede?
¿Por qué se dio a la fuga tu yegua en celo?
¡Contesta! ¡Ares de carnaval!
¿Creías que iba a vivir y morir en una sola y única cama, tu amazona?
¡Habla, masa de músculos harmoniosos!
La pista donde hacía puntas sobre sus patas de atrás ¿no era lo suficientemente amplia?
La carpa celestial donde se actuaba la farsa de su vida ¿no era lo suficientemente estrellada?
El mástil donde tanto le gustaba restregarse ¿no era lo suficiente alto?
Menelao Rapsodia
 
 


Menelao Rapsodia inicia una nueva temporada en el foro Shakespeare todos los lunes hasta el 13 de abril.



 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable, no se la pierda.
Menelao Rapsodia, de Simon Abkarian.
Traducción: César Maurel
Actuación y dirección: Nicolas Sotnikoff
Asistente artístico: Isaac Ramdia
Escenofonía: Nicolas Sotnikoff e Isaac Ramdia
Diseño de vestuario: Nicolas Sotnikoff
Foro Shakespeare. Zamora 7 Colonia Condesa
Lunes a las  a las 20:30 horas, hasta el 13 de abril.
Duración: 65 minutos, adolescentes y adultos

Admisión: $ 180.00
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371657