atrapAarte

LA FIERECILLA TOMADA

05 Feb 15 - 21:23






LA FIERECILLA TOMADA
.

Libreto: Bob Martin y Don McKellar. Música y letras: Lisa Lambert y Greg Morrison
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 












Cuando el azar juega partidas inesperadas. Aquí una de ellas.
Cuando el actor Bob Martin, iba a casarse con Janet Van De Graaf, actriz también, sus amigos, actores, prepararon una especie de broma-espectáculo para representar en la despedida de soltero de ambos, el espectáculo rendía homenaje a los musicales de los años 20, que fue muy aplaudido por los asistentes al evento.

Ahí nació la idea de tomarla como base para construir con ella un musical en toda la extensión de la palabra, pero necesitaban “algo” para enlazar los números musicales que habían creado y recurrieron a un narrador que en total complicidad con la audiencia nos cuenta su musical favorito.

Así surgió el “el hombre de la silla”, (en la versión local el hombre del sillón), según el New York Times, “una vital adicción a la galería de arquetipos de Broadway”, un ser maniático, que vive sólo en su casa, rodeado de cosas entre las que se cuenta su valiosísima colección de discos de vinil de sus musicales.

El hombre del sillón nos revela que cuando se siente deprimido pone el disco de uno de sus musicales favoritos, que siempre le levantan el ánimo. Saca de la estantería La fierecilla tomada, (The drowsy chaperone) su preferido, lo pone en el tocadiscos y nos presenta pieza a pieza de la obra, con tal cantidad de detalles y anécdotas que consigue que el musical tome vida en su apartamento y vemos el musical, tal como él lo vive.


                              

El argumento del musical representado en la sala del hombre del sillón tiene muchos guiños con la realidad, la protagonista es una corista de las Zigfield girls, llamada Janet Van De Graaf, que va a abandonar el mundo del espectáculo para casarse con un magnate del petróleo llamado Robert Martin. En efecto, los protagonistas de la vida real llamaron a los personajes del musical con sus propios apelativos, de cuya fiesta salió la idea para el musical.

Cuando la música empieza a sonar en el tocadiscos, la sala de nuestro narrador se va a convertir en un escenario de Broadway, con muebles y elementos de lujo como en los buenos musicales de los años 20 y 40. El narrador se mezclará entre los actores/personajes de su musical, por los que siente un cariño y devoción especial y nos contará alguna que otra confidencia de los actores, que él como buen seguidor del género está al corriente de todo cuanto les pasa.

Bob Martin y Don McKellar escribieron el libreto, con música y letras de Lisa Lambert y Greg Morrison. Estrenaron en 1998 en Toronto, luego estuvo en Los Ángeles y en mayo de 2006 se  estrenó en Broadway, obteniendo 8 nominaciones para el premio Tony, de los que ganó 5, incluidos el de mejor libreto y mejor música y letras. La obra alcanzó 700 representaciones.

La obra se estrenó en Londres con dos situaciones importantes, Bob Martin, el autor del musical, a la vez que novio-protagonista de la historia de ficción, además de creador del personaje de “el hombre del sillón”, viajó a Londres para hacerse cargo del papel y en The drowsy chaperone estuvo la gran diva del musical londinense, Elaine Paige que volvía a un musical tras 6 años de inactividad escénica. A pesar de las buenas críticas el público no respondió y la obra cerró en menos de dos meses.

The Drowsy Chaperone se prepara para la gran pantalla. El ganador del Oscar Geoffrey Rush, será el productor ejecutivo y encarnará nuevamente el papel de The Man in Chair, luego de actuarlo en la producción australiana del 2010 de la Melbourne Theatre Company.

The Drowsy Chaperone ha sido descrita como un musical dentro de una comedia.
La historia se desarrolla durante la semana previa a la boda, y examina la decisión de Janet para salir del glamur del mundo del espectáculos de la época, la adoración a su novio magnate del petróleo, y la devastación de su manager por la salida del show bussines, que pone en peligro el continuar el éxito de la revista que él produce, y sus infructuosos intentos por suspender la boda.


 













La fierecilla tomada, nostálgico musical de Don McKellar y Bob Martin con música y letras de los ganadores del Premio Tony, Lisa Lambert y Greg Morrison, con una mirada amorosa a los musicales norteamericanos de la década de los veinte, constituye un homenaje al musical norteamericano de la era del jazz, analizando el efecto que el género tiene en sus fans. El hombre del sillón, fanático de Broadway, intentando poner solución a su estado depresivo, escucha la grabación de un musical de 1928, The Drowsy Chaperone. Mientras lo escucha es transportado al musical y los personajes aparecen en su apartamento, que de golpe se transforma en un escenario de Broadway

La fierecilla tomada, que cuenta con la brillante interpretación de Héctor Bonilla como el hombre del sillón, concluye temporada el 4 de enero, mientras sus productores, los incansables Guillermo Wiechers y Juan Torres, organizan una gira nacional, para poder realizarla, requieren del trabajo de unas 70 personas.
















Para lo cual los productores han pensado crear una versión de gira y grabar pistas, ya que no sería factible presentar la puesta en escena con la misma orquesta de 15 músicos que tiene en la actualidad. Sin embargo, para que la gira sea posible será fundamental la participación del elenco multiestelar o por lo menos cinco de los ocho protagonistas que atraen la atención del público.

Bonilla, quien retorna al lugar de sus éxitos musicales, la “longeva” El diluvio que vine y Barnum, está acompañado en escena  por un elenco inmejorable: Jacqueline y Chantal Andere, Norma Lazareno, Roberto Blandón, Ari Telch, Mauricio Martínez, Moisés Suárez, Mónica Sánchez Navarro, (quien vuelve a los escenarios luego de una larga ausencia), Marianne, Eduardo Ibarra y Luis Orozco entre otros.
















Es muy probable que la obra retorne a la cartelera pero con otro elenco ya que, los que ahora están, es probable que se ausenten por previos compromisos laborales.

La fierecilla tomada constituye el primer musical de gran formato de estos jóvenes veteranos productores, Juan Torres y Guillermo Wiechers, y es una deliciosa puesta en escena, dirigida por Alejandro Orive, traducida con acierto por Enrique Arce y Cristina Bringas, con escenografía y dirección vocal de Oscar Acosta, coreografiada por José Posada y vestuario de Eugenio Alzas y Atzin Hernández. La puesta en escena está dedicada al señor teatro: Manolo Fábregas, original propietario del Teatro San Rafael, foro donde se lleva a cabo la representación de La fierecilla tomada.

 





 
 



 


El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
La fierecilla tomada, de Libreto: Bob Martin y Don McKellar. Música y letras: Lisa Lambert y Greg Morrison.
Producción: Guillermo Wiechers y Juan Torres.
Dirección: Alejandro Orive.
Actuación: Héctor Bonilla, Jacqueline y Chantal Andere, Norma Lazareno, Roberto Blandón, Ari Telch, Mauricio Martínez, Moisés Suárez, Mónica Sánchez Navarro, Marianne, Eduardo Ibarra, Luis Orozco, Homero Ferrusca, Carlos Pulido. Y el ensamble integrado por. Ana Regina Cuarón, Jair Campos, Jimena Páres, Isabel Amuchástegui y Eduardo González.
 
TEATRO SAN RAFAEL
Virginia Fábregas 40 Col. San Rafael. Tel 5592 2954
(Metro Normal)
Boletos en taquillas y en Ticketmaster
Viernes 2 de enero: 18 y 20:30 hrs.
Sábado 3 de enero: 18 y 20:30 hrs.
Domingo 4 de enero: 13:30 y 17:00 hrs.
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371675