atrapAarte

LA BODA DE LOS PEQUEÑOS BURGUESES

17 Sep 18 - 01:14







 

de Antonio Zúñiga, a partir de Bertolt Brecht.
La tremenda hipocresía social.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván
.
 
 


 







El teatro épico se dirige a la sociedad, no al individuo. Su dramática se dirige al espectador individual solo en la medida en que es miembro de la sociedad Este es un imperativo político de primera magnitud. Su creador se propuso emplear medios teatrales para fines socio-políticos: El único principio que jamás quebrantamos a sabiendas era: subordinar todos los principios a la finalidad social que nos hemos propuesto cumplir. El suyo es un teatro racional, el espectador no ha de emocionarse, sino reflexionar. Y con La boda de los pequeños burgueses, dos creadores escénicos fundamentales para la historia del teatro nacional, vuelven a este autor clásico.

 
  
 
Bertolt Brecht, afirma contundente el maestro Luis De Tavira, que es el poeta dramático inspirador de esta dramaturgia original de Antonio Zúñiga, que retoma la idea central, que a su vez Brecht toma de la enorme tradición teatral y cultural en torno a esta ceremonia que se verifica casi todos los días en todas las ciudades del mundo y fundamentalmente los fines de semana, en muy diversos lugares, es decir, la ceremonia de la boda. La boda con la que se funda lo que la sociología nos ha planteado como la fundación de la sociedad, es decir, la célula que da lugar al tejido que es la sociedad y que lo hace a partir de este ancestral ritual que siempre implica distintos significados. Una boda es un espectáculo, tiene una estructura y tiene una sucesión, o distintos episodios que finalmente rematan en la posibilidad de construir el significado de lo que somos como seres humanos, como familia y como sociedad.
 
En el original de Brecht, la obra nos plantea la denuncia de la impostura en la que está fundada nuestra aspiración de significado existencial, es decir la tremenda hipocresía social que rodea lo que esto significa, esto ya implica un desdoblamiento de los planos de realidad para llegar a la construcción de la identidad. En la obra de Antonio Zúñiga esto se multiplica al cubo en una diversa transgresión constante de los horizontes de las diferentes identidades, desde el rol social, desde el rol del show, una boda es un show, una boda es un ritual, una boda es la unión de dos familias que asumen las identidades familiares: el padre, la madre, el cuñado, la nuera, y también la de los sujetos de la pasión amorosa. Y es un autor que sigue resonando aquí y ahora.

 
  
 
La boda de los pequeños burgueses forma parte de un grupo de pequeñas piezas teatrales de Brecht, compuestas entre 1919 y 1939, que son una alegoría contra el Nazismo concebidas desde el Marxismo.
 
Creo que además es un autor que nos es muy conducente, muy pertinente, a Carretera 45, afirma Antonio Zúñiga, creador y director del centro cultural de la colonia obrera. Después de lo que hemos estado haciendo era muy importante tomar a un autor como Brecht para hablar desde la dimensión de la célula familiar, barrial, de este pequeño espacio de la colonia obrera que quiere trascender hablando de sí mismos, y creo que Brecht es importantísimo.

 
  
 
Aparte, para nosotros era muy importante que alguien que es el mejor exponente, conocedor y trabajador del estilo de Brecht en su propia interpretación, que es el maestro Luis de Tavira, trabajara con nosotros. Todos estamos absolutamente, amorosamente satisfechos porque está dupla Brecht - Tavira llego con nosotros, y ya se ha instalado en el corazón de todos.
 
La boda de los pequeños burgueses, una burla de la primera posguerra, es una composición lírica en honor de la boda, en la que el amor de los novios, la amistad y concordia de los invitados va deteriorándose a lo largo del banquete. Debido al desequilibrio entre la apariencia y la realidad, van apareciendo las rencillas y las suspicacias de toda índole. La gente que no conoce a Bertolt Brecht y ve este espectáculo jamás asociaría Alemania con lo que estamos viendo aquí.

 
  
 
De Tavira. Precisamente porque se trata de un poeta capaz de llegar a la dimensión universal de los valores de la cultura, una boda siempre es una boda, en China, en Alemania o en México hay una ceremonia que se centra en el momento decisivo de una pareja. En nuestra tradición casarse es ser reyes por un día, la novia es la reina de esa tarde, el novio es el rey de esa tarde, y los demás son los consortes en familia, es la celebración de una ilusión de la única vez en la vida en que dos se convierten en el eje de lo que somos. Pero es también algo que toca con la aspiración al proyecto humano de ser felices, pareciera que se toca la señal para que empecemos a ser felices, y es justamente ahí cuando empiezan a emerger las cosas que le importa a Brecht mostrar, que es ese trasfondo subvertido de lo humano oculto de la profunda injusticia, de la profunda inseguridad, del racismo, de la exclusión, de la discriminación, del machismo, de las pretensiones de la impostura burguesa frente a una estructura que pretende consagrar el sentido de la vida y no es más que un vil negocio.
 
Parte de la formación académica teatral de Antonio Zúñiga es de la mano del maestro De Tavira...
 
El 80%, 10% es Ciudad Juárez y el otro 10% es el barrio en el que estuve, pero la mayor parte de mi vida, en mi etapa de formación y de trabajo, es con el maestro de Tavira, creo que hemos hecho siete obras juntos, y claro, es mi maestro.

 
     
 La boda de los pequeños burgueses no sería la obra que es, sin la capacidad de Brecht para revolver el mundo con un humor despiadado y poderoso. Nos reímos reconociendo a sus personajes, reconociéndonos-a nosotros mismos y reflexionando sobre ese mundo de mentira. La aparente sencillez de esta obra encierra una delicada complejidad a la hora de representarse, en este montaje co dirigida por Luis de Tavira y Antonio Zúñiga.
 
Antonio. Creo que lo hicimos sin poner ninguna regla y entonces salió de manera espontánea.

 
  
 
De Tavira. Bueno, siempre hay un pensamiento rector, la dirección es la propuesta, la formulación del pensamiento que rige la creatividad colectiva, el autor del pensamiento rector de este texto dramático, pero también de este espectáculo es Antonio Zúñiga. Yo me siento muy agradecido de que me haya invitado a colaborar con él, en realidad decir que dirigimos los dos es un decir, dirige Antonio Zúñiga y yo soy su asistente, su asesor, su colaborador, su cómplice, su amigo, que intenta sumar a lo que tiene que ser el pensamiento rector de un espectáculo, que es el que unifica la diversidad de la unidad del espectáculo.
 
En La boda de los pequeños burgueses el dramaturgo ridiculiza las formas de conducta que, desde su ideología marxista, atribuye a la burguesía del momento. Brecht presenta a una serie de personajes ridículos, cursis y estúpidos, inmersos en una forma de vida vacua y estéril. La obra es valiosa por la originalidad de su estructura dramática de vanguardia, por la incorporación de lo caricaturesco y de lo ridículo como recursos expresivos, y la devaluación de los personajes a prototipos paródicos de formas sociales de conducta clasista.

 
  
 
De Tavira. Están invitadísimos a esta boda que, de entre todas las bodas, en todo el mundo, en todo momento, se celebran, es probablemente la que va a resultar más divertida, más intensa, más trepidante, pero al mismo tiempo también, tal vez, la más cruel, y particularmente en esta realidad atroz en la que vivimos los mexicanos intentando levantar un sueño.
 

 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Muy recomendable.
El canto de la rebelión. De: Antonio Zúñiga, a partir de Bertolt Brecht
Dirección: Luis de Tavira y Antonio Zúñiga.
Actuación: Isabel Benet, Mercedes Hernández, Abraham Jurado, Christian Cortés, Carlos Felipe López, Julián Perdomo, Gisela García Trigos, Antonio Zúñiga, Enrique Flores, José Antonio Becerril y Ollin Muñoz.
Teatro el Galeón. Reforma y Campo Marte s/n, atrás del Auditorio Nacional. Metro Auditorio.
Jueves y viernes 20 horas, sábados 19 y domingos a las 18 horas, hasta el 30 de septiembre.
 
 
 
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

354304