atrapAarte

JULISSA SUPERESTRELLA

22 Dec 14 - 20:27



Julissa:
Soy una gente sensible, creativa y no una ejecutiva que solo se dedica al negocio.
 Texto y fotos: Salvador Perches Galván
 

Julia Isabel De Llano Macedo, conocida simplemente como Julissa, es hija de Don Luis De Llano Palmer, pionero de la radio y la televisión mexicana. Importante productor de teatro y televisión; y de Rita Macedo, renombrada estrella del cine y la televisión mexicanas, al igual que una importante productora de teatro. Su hermano, Luis De Llano Macedo, es también un reconocido productor de televisión y creador de múltiples conceptos y grupos juveniles musicales.

Julissa realizó estudios en nuestro país, Canadá y Suiza. Su interés por el arte e historia nunca ha cesado y continuamente toma cursos.

A los 14 años, Julissa entra como baladista al conjunto de rock "Los Spitfires". Gana el segundo lugar en un concurso de radio y la oportunidad de grabar para CBS. Así inicia su carrera discográfica con la cual obtiene varios éxitos. Pronto debuta en cine, convirtiéndose en una de las principales estrellas juveniles del momento.
Impulsada por su madre, y con la intención de comprobar su vocación por las tablas, la también empresaria y directora coproduce con Rita Macedo la obra Hay papa, pobre papá, estoy muy triste porque en el closet te colgó mama, (Oh Dad, Poor Dad, Mamma's Hung You In The Closet And I'm Feelin' So Sad. Teatro Milán, 1964. Teatro americano vanguardista de Arthur Kopit, dirigida por Juan José Gurrola con Rita Macedo, Julissa, Carlos Jordán, Roberto Dumont. Debut de Luis de Llano Macedo, Oscar Chávez, Juan Ferrara y Julián Pastor. En su debut teatral, la incipiente empresaria y actriz obtiene el Premio como la "Revelación Teatral del Año" por la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro A.C.T.M.)

Julissa destaca como actriz en teatro donde encuentra su verdadera pasión: la producción teatral. Así se convierte en una de las principales importadoras de teatro internacional, produciendo y dirigiendo piezas, sobre todo musicales. Julissa habla varios idiomas, situación de privilegio que le ha permitido realizar las traducciones de sus producciones teatrales.

¿Qué significa el teatro en la vida de Julissa?

En mi trayectoria ha sido la parte más creativa, donde he podido desarrollar las cosas más interesantes de mi carrera, sobre todo en el lado de la producción, entendida como algo muy especial, no solo expedir cheques, sino realmente hacerse cargo de todo, no solo de administrar recursos. Para mi producir, es decidir desde que obra vas a montar, a qué tipo de público va dirigida, de qué manera se va a adaptar para hacerla más cercana, sin que necesariamente sea totalmente mexicana, hacerla neutral. Qué tipo de local le conviene, y pensar en los actores, a quien le queda cada papel, no solo pensar quien puede traer gente al teatro. Siempre he considerado que la estrella de una obra es la propia obra, el espectáculo en si, y no el actor o la actriz que la interprete.
Eso ha sido para mí el teatro. También he sido actriz y desde ese lado he tenido experiencias divertidas, sobre todo en comedia, farsa, también en cosas clásicas que me ha gustado hacer y en las comedias musicales que he hecho.

   

En realidad cuando estoy como actriz lo disfruto cierto tiempo, después ya no, la rutina de la repetición me gana, pero cuando estoy vigilando un espectáculo, puedo estar cuidándolo siempre, y eso le molesta a los actores cada vez mas. Uno siempre está cuidando que las cosas estén como el primer día y así es en todos los países, menos aquí, en todos los países tu vas a ver algo y siempre está igual de bien, fresco, aunque hayan cambiado los actores, pero en México muchos piensan que el chiste es estarle variando siempre y yo nunca lo he permitido. Últimamente ya no he tenido obras donde haya podido tener el control absoluto, porque la última, Menopausia, también actuaba y es muy difícil cuando estas actuando, estar dirigiendo y vigilando, es casi imposible. Tengo muchas ganas de volver a montar un espectáculo que pueda controlar en su totalidad y ver, cuidar y nutrir estando afuera, como en José el soñador y las Vaselina que dirigí, últimamente he hecho alguna Vaselina donde he estado mas periféricamente. Quiero retomar ese papel creativo de decidir totalmente como quiero que vaya, quiero gente que esté allí, en los ensayos, ahora eso es casi imposible. En las obras que mejor me fue, tuve gente muy joven, enamorada del proyecto y que pude ensayarlo mucho tiempo, es la manera de que salga bien.
 
 
¿Desde el inicio de tu carrera teatral estas involucrada en la producción?

Indirectamente sí. En la primera Hay papá, pobre papá… en realidad mi mamá la produjo, yo debuté en teatro allí pero no me enteré realmente de nada, fue hasta 1969, con Hay una chica en mi sopa (There´s a Girl in my Soup, de Terence Frisby. Teatro Manolo Fábregas, 1969, produce, traduce y actúa. Dirección: José Luis Ibáñez. Con: Joaquín Cordero, Rita Macedo, Benny Ibarra y Silvia Mariscal) que realmente me di cuenta de la producción e inclusive de la traducción.
Casi desde el principio de tu carrera empiezas a traducir tus obras. 
Desde Hay una chica en mi sopa, si, casi todas, no traduje, por ejemplo Los novios  (The Boyfriend, de Sandy Willson, Teatro San Rafael, 1977, musical, dirigido y traducido por Don Luis de Llano Palmer. Con: Julissa, Benny Ibarra, Evangelina Elizondo, Julio Lucena, Nicole Rovere, Tamara Garina, Victor Torres, Julia Yallopp, Guillermo Méndez, Cecil Goudie y Ligia Escalante) porque es una traducción de mi papá, el la montó por primera vez en el Teatro del Músico en 1958.
Pero por lo general si las he traducido, alguna vez con alguien, Este es mi nuevo show, la traduje con Rossana Fuentes Berain. (I´m Getting my Act Together and Taking it on the Road, de Gretchen Cryer y Nancy Ford. Teatro El Galeón y Polyforum Cultural Siqueiros, 1982. El musical más personal de la actriz. Dirigida por Marta Luna, interpretada por Julissa, Fernando Larrañaga, Jorge Abraham, Nando Estevané, Moisés Palacios, Anna Silvetti, entre otros). Traducir es de lo que mas me gusta hacer, me divierte…
… y lo haces muy bien, eres de las mejores traductoras, porque acercas los textos a la idiosincrasia mexicana, los personajes hablan como hablamos en México. Y debutas como directora con El show de terror de Rocky. (The Rocky horror picture show, de Richard O´Brien. Julissa funge como productora, traductora, directora y actriz. Signada por la novedad y la originalidad, se presenta en la modalidad de teatro cabaret en el Teatro Bar Salón Versalles, del Hotel del Prado, en 1976. La “comedia sexo musical” contó con las actuaciones de: Julissa, Gonzalo Vega, Héctor Ortiz, Manuel Gurría, Luis de León, Luis Torner, Paloma Zozaya, Norma Lendech, Cecil Goudie y Lauro Pavón.

Debuto en la dirección con el Rocky. Y no creo ser muy buena directora, un día me dijo Miguel Sabido que yo me tenía que dedicar solo a dirigir, le dije: es que yo no soy directora, soy coordinadora de trastos que entran y salen, y suben y bajan y se en que momento tiene que entrar el gong para que se prenda la luz y en qué momento entra la música. Eso lo se hacer bastante bien, coordinar todo lo que son los cambios de la escenografía en los musicales. Pero, lo que es dirigir actores la verdad, creo que no tengo mucha escuela en eso, ni práctica, El Rocky, Vaselina ya era un montaje que mas o menos se ha reproducido siempre, Menopausia fue también mas o menos transito, aparte de que estaba involucrada actuando. No me puedo poner a hacer un trabajo profundo de personajes y mentiría si dijera que lo hago. Pero la verdad me gusta dirigir musicales, me puedo comunicar a nivel show, creo que eso me sale bien.
 

 
El detective sabía demasiado (Bullshot Crummond, Teatro Jorge Negrete 1980. Original de una cuarteta de autores británicos: Ron House, Diz White, Alan Shearman y John Neville Andrews, producida por Julissa y Gonzalo Vega, traducida por Julissa, codirigida por Julissa y Sergio Jiménez e interpretada por: Gonzalo Vega, Julissa, Fernando Balzareti, Tamara Frances, y Sergio Jiménez) la dirigimos juntos Sergio Jiménez y yo. Yo había visto la puesta original en San Francisco, era una obra muy de farsa y de pantomima, de rutinas de vodevil, tenía muy frescas muchas cosas, y otras Sergio me ayudo a inventar otras, sobre todo porque el hacía 7 personajes, entonces entre los dos lo hicimos bastante padre.

En Menopausia todas estaban muy bien. (Menopausia, de Jeanie Linders. Musical de cámara para cuatro actrices, acompañadas por una pequeña banda musical. Elenco: Carmen Delgado, Lupita Sandoval, Cecilia Romo, Ivonne Méndez y Leda Moreno. Teatro Julio Prieto, 2004).
Estaban muy bien, a mi lo de las alternancias no me llama la atención, yo creo que hay que tener suplentes, estar preparados, pero prefiero que un actor que tiene un papel chico, suba, como en José, que Manuel Landeta, hacía a uno de los hermanos, cuando Memo Méndez se lastimó en la mitad de la obra, en la segunda parte salió Manuel haciendo José y se justificaba porque había pasado siete años y había crecido, y luego se quedó con el personaje en algunas temporadas.

¿Por qué Julissa se ha visto poco en los escenarios como actriz contratada?

Si me he contratado, me contrató el Teatro de la Nación para La fierecilla domada, que estuvo padre. (Producida por el Teatro de la Nación del IMSS, una de las productoras publicas más importantes de la época. The Taming of the Shrew, de William Shakespeare, Teatro Hidalgo, 1981. Dirigida por José Luis Ibáñez, traducida y adaptada por Carlos Solorzano, con: Julissa, Roberto Ballesteros, Luis de Alba, Luis Torner, Miguel Suárez, Cesar Bono, Julio Lucena y Viridiana Alatriste).

Me contrataron para La pulga en la oreja, que también estuvo padrísima, mucho éxito y me divertí mucho, es un género que yo manejo bien. (A flea in her ear, de Georges Feydeau. Teatro Insurgentes, 1980, dirección y diseño escenográfico de Enrique Reyes, producción de Fernando Junco. Con: Julissa, Héctor Suárez, Alejandro Ciangherotti, Alfredo Alegría, Maricarmen Vela, Salvador Quiroz y Raquel Pankowsky).
Me contrataron para La casa de the de la luna de agosto. (The Teahouse of the August Moon, de Vern Sneider, que hiciera en cine Marlon Brando en el papel encomendado a Julissa: Sakini. Teatro Palacio Chino, 1978, producción de Ramón Bugarini. Julissa, Joaquín Cordero y Fernando Balzaretti, entre otros, fueron dirigidos por Roberto Chávez) en ocasiones las obras fracasan y si algún periodista opina que lo único que vale la pena de la puesta eres tú, te expones a que te pasen cosas. Yo salía de un japonesito y acababa la obra hincándome, un día me hinqué en un charco de caca de burro, a saber quien lo puso, porque los periodistas dijeron que estaba horrible y que lo único que valía la pena era mi trabajo, me dieron El Heraldo y otros premios.
 

 
Me han llamado mucho, pero en teatro prefiero trabajar en cosas que yo produzco. Aunque no estoy negada a aceptar alguna propuesta interesante.
Sus dos últimas apariciones en escena han sido producciones de Omar Suárez. La existosísima Perfume de Gardenia, y la no tanto Hay buen rock esta noche.

 

 

 
 
El teatro si es muy desgastante en todos los niveles, mi mamá decía que cuando se hace teatro hay que estar todo el día acostada, envuelta en algodones. Siempre estoy mejor cuando un director me ayuda y me dice que hacer.

En tu trayectoria están todos los géneros, porque, pese a que se te asocia, muy certeramente, con la comedia musical.

En televisión hice algunos episodios de drama en Cosa juzgada, dirigida por Miguel Sabido, yo creo que en televisión él y Dimitrios Sarras han sido quienes mejor me han dirigido. Hice La casa de Bernarda Alba de García Lorca, también para televisión, fui Adela, ahí me dirigió Juan Ibáñez. En teatro ensayé cosas que nunca se estrenaron: Fuenteovejuna la ensayamos cinco meses, pero cuando vino el problema del 68 se paró todo porque era una obra demasiado parecida a lo que estaban sucediendo, la dirigía José Luis Ibáñez y decidió mejor no ponerla, después, cuando quisieron ponerla yo ya no quise porque todo había cambiado. Con José Luis hice cosas muy interesantes, clásicas Mudarse por mejorarse de Juan Ruíz de Alarcón, (Producida por el Instituto Nacional de Bellas Artes, inaugura el Teatro Jiménez Rueda en 1966, dirigida por José Luis Ibáñez, actuaciones de Julissa, Rita Macedo, Beatriz Sheridan y Sergio Jiménez entre otros. Julissa recibe el Heraldo como "La mejor Actriz del Año"),  me enseño a hablar en la métrica del verso español, ha sido mi maestro y somos compadres y amigos. Me gustó mucho esa época, también ensayamos Los empeños de una casa (Sor Juana Inés de la Cruz), y otras obras que no se hicieron. Tragedia,  no, y no pienso que yo sea una actriz de tragedia, ni de melodrama agudo. Esas actrices, que cuando dicen 4, 3, 2, empiezan a llorar y a llorar… yo las admiro porque yo no puedo hacer eso, necesito echar a andar todo mi sistema nervioso, pensar en una serie de cosas horribles, mirar los focos, para poder llorar, y tener alguna vivencia personal muy fuerte y eso te deja muy dañado por dentro, entonces yo creo que eso no es mucho mi onda. El naturalismo se me da, más la comedia, la farsa. Y con un director que le interese trabajar conmigo, seguramente me podría sacar cosas, como Miguel Sabido en aquellos capítulos de Cosa juzgada

… pero te vimos en una esplendida actuación en un melodrama agudo con final trágico, la excepcional Hermanos de sangre (Blood brothers, de Willy Russell, Teatro de los Insurgentes, 1998. Marca la reunión en escena de Julissa y sus hijos: Benny y Alejandro (caso único de este musical en el mundo, de una madre y sus vástagos en la vida real, interpretando a una madre y sus vástagos). Dirigida por José Luis Ibáñez. Julissa, Benny, Alex, Aracely Arámbula, Alejandro Peraza, Martha Escobar, Ivonne Méndez, Paul Bauche y Pablo Valentín, entre otros, dieron vida a personajes de carne y hueso, como cualquier habitante de este convulso planeta tierra en el siglo XXI).

Pues sí, pero, la verdad, ahí José Luis nos ayudó a salir del problema. Habíamos ensayado con René Pereyra, que si nos estaba dirigiendo como actores, pero a la hora de montar el show como que no pudo con el paquetote, entonces José Luis, por la amistad y todo, entró a ayudarnos y era una obra que a él en realidad no le gustaba mucho y nos ayudo a montar pero no nos dirigió con la profundidad que siempre suele hacerlo, la presión del tiempo y el trabajo ya hecho no se lo permitió .
 

 

 
Supongo que de los géneros, el musical es tu favorito.

Para producir, si, el musical. También hice vodevil inglés con Nada de sexo que somos decentes (No Sex Please - We´re British. Productora y traductora. Teatro del Músico, 1972, lanzamiento teatral de Lucía Mendez, dirigida por José Luis Ibáñez, con Benny Ibarra, Otto Sirgo, Bárbara Gil), o comedia americana Las mariposas son libres  (Butterflies are Free, de Leonard Gershe, Teatro del Músico, 1971, dirigida por Ibáñez, produce, traduce y actúa con Benny Ibarra y María Rivas. Una chica en mi sopa, también era una obra inglesa, comedia fina y si me gustaba, pero cuando se da el paso al musical ya lo demás como que no te sabe mucho.
 
Ahora que está difícil la situación económica y que no tengo el apoyo que tuve en otros tiempos pienso en musicales más pequeños, aunque siempre tengo Vaselina, (primer musical producido por la artista, primera comedia musical juvenil presentada en nuestro país, con música de rock en vivo. Grease, de Jim Jacobs y Warren Casey, fue un clamoroso éxito en su temporada de estreno en el Teatro Manolo Fábregas, 1973, misma que continúo en el Teatro Fru Fru, 1974. Dirección: Benny Ibarra, escenografía del célebre Antonio López Mancera, con: Julissa, Sylvia Pasquel,  María Montejo, Rocío Banquells, Benny Ibarra, Macaria, Alma Muriel, Ernesto Rendón, Mireya Ojeda, Héctor Ortiz, David Estuardo, Adrián Ramos, Luis Torner, Manuel Gurría y Patricia Eguia) que periódicamente la pongo y siempre funciona.
 
Mi idea es volver a musicales grandes porque me encantan y creo que me salen bien, tengo visión y me gusta como me han salido. El primer Jesucristo superestrella (El espectáculo más importante de aquella época, Jesucristo superestrella, llega a México gracias a Julissa, y afirmaban quienes la vieron en las grandes capitales teatrales del mundo, que la versión local era superior. Jesus Christ Superstar, de Tim Rice y Andrew Lloyd Webber, Teatro Ferrocarrilero, 1975, Opera Rock dirigida por Charles Gray, producida, traducida e interpretada por Julissa, con la participación creativa de artistas como Octavio Campo en la escenografía o el vestuario de Márquez del Rivero, con: Julissa, Luis Torner, Jorge Abraham, Enrique del Olmo, Héctor Ortiz, Manuel Gurría, Luis de León, Juliana, Homero Wimer, Lauro Pavón, Aida Pierce, Ivonne Méndez, Marilú Bano, Norma Lendech, Alfonso Sergio Arau, Guillermo Méndez, José Luis Acosta y el grupo Musical: Zig zag) fue padrísimo, después tuvimos que hacerlo tipo concierto en las reposiciones de semana santa. Yo creo que sería muy difícil que alguien se aventara una producción así, pero fue padrísimo hacerlo en ese momento y a una edad que tenía la energía de estar en todo, de poder vigilar desde las cosas de acrílico que estaban haciendo, la escenografía, el vestuario, los ciento y cientos de metros de tela, los cientos y cientos de alfombra, los cientos y cientos de metros de cable. Fue una super producción, y la respuesta de la gente… prolongadas ovaciones de pie. Fue muy conmovedor, muy padre, muy, muy padre. Si la volviera a hacer me gustaría hacerla tipo concierto, con buenos músicos y buenas voces, o buscar socios productores y retomar la puesta de Tom O’Horgan, que fue la que hice y que me parece que era maravillosa, yo creo que esa puesta era padrísima y cuando la vi dije: “yo quiero hacer eso en México. No importa donde, y la hice en el Teatro Ferrocarrilero porque era el más grande, el que se prestaba, no había otro donde cupiera esa puesta. Al teatro le cabía todo, todo era al máximo, los contrapesos para bajar aquellos puentes con los huesos de dinosaurios, donde descendían los sacerdotes, ahí mismo, los de ferrocarriles me hicieron unos contrapesos como de tren para poder colgar aquellas cosas enormes que bajaban y que se unían al piso hidráulico, que era fantástico, lo hizo el señor Frola, que a partir de eso le fue muy bien y puso su compañía, lo hizo excelente.

La nómina debe haber sido brutal.

Pues no, porque en realidad pagábamos poco, pero la gente estaba contenta, no podíamos pagar más porque éramos 35 actores en escena, 21 músicos sinfónicos, y un grupo de rock, éramos muchos solo en escena, más toda la gente que estaba atrás. Nada mas para echar a andar los elevadores, toda la planta técnica y bajar desde el telar, al Judas que lo colgábamos con el arnés y se iba hasta arriba y desaparecía por el techo del Ferrocarrilero. No teníamos coros de apoyo, éramos nosotros mismos, en cuanto salíamos de escena nos parábamos en los micrófonos para apoyar los coros. Funcionó, pero cuando vino navidad y empezó a bajar ya no se pudo sostener todo aquello y ¡se acabo!. Salir de gira con esa producción, no se podía, con una versión que dirigió Manuel Gurria, muy bonita y muy exitosa, hicimos una super gira. Pero llegabas a un lugar y la gente reclamaba ¿y por qué  no está igual que en México?, ¿cómo creen? si en México estuvimos meses montando y ensayando con los técnicos, no se podía ni transportar la escenografía. Un piso entero, 52 metros cuadrados de madera que estaban sobrepuestos en el piso del Ferrocarrilero, alfombrados y divididos en tres partes para que pudieran subir hidráulicamente y que pareciera el telón del teatro, la gente entraba y veía un telón y ese telón empezaba a bajar y resulta que era el piso y luego por partes. Se requerían muchos elevadores hidráulicos, desde abajo, desde atrás, todo eso ¿cómo lo puedes llevar a cualquier teatro de provincia?, imposible, y mas, hace tantos años. 
 

 

 
 ¿Tienes alguna obra favorita, entrañable?, en algún momento yo leí que Jesucristo fue tu meta.

En ese momento sí, Jesucristo fue mi meta, y pensé, ¿Qué voy a hacer si a los 30 años estoy cumpliendo mi meta, qué voy a hacer el resto de mi vida? Y sí ha sido difícil continuar porque ya no puedo hacer Jesucristo y bueno, Vaselina ha sido mi hada madrina, las trece veces que la he puesto me ha funcionado y hemos tratado siempre de darle algo diferente, (De las doce versiones posteriores a su estreno, mencionaremos solo tres, por tener características peculiares: Luego del éxito cinematográfico con John Travolta en 1979, Julissa y Margo Su, montan una versión condensada, de 30 minutos, en el teatro Blanquita y fue, hasta la fecha, la última oportunidad de disfrutar a Julissa en el papel de Sandy Tontales, nuevamente acompañada por Benny Ibarra y Guillermo Méndez, Lupita Sandoval, María Montejo, Enrique Cahero, Adrián Cubillas, entre otros. La actriz vuelve al musical rockanrolero en 1984, en una deliciosa versión infantil, adaptada y dirigida por ella misma, con el grupo musical infantil del momento Timbiriche. El público abarrotó el Televiteatro 1 durante una larguísima temporada, para ver a Benny, Sasha, Diego, Mariana Garza, Eduardo Capetillo, Alix Bauer, Luis Enrique Guzmán, Paulina Rubio, Alex Ibarra, Usi Velasco, Erik Rubin, Stephanie Salas, Mireya Ojeda, Hector Suarez Gomís, Martin Ávila y María Rubalcava. En aquel memorable montaje una pequeña Lolita Cortes acabó interpretando todos los personajes femeninos de musical de los 50’s.

Una curiosa versión de Vaselina, fue la que se presentó al finalizar la temporada 2002: Vaselina al revés, una sui géneris versión travesti, en la que los hombres interpretaron los personajes femeninos y al revés, de tal forma: Alex Ibarra fue Sandy. Bárbara Mori, Danny; las panteras negras fueron Flavio Medina, Carlos Espejel, Radamés de Jesús, Daniel Vázquez y Felipe Navarro. Y los chicos malos: Karen Juantorena, Krizia Preciado, Mariana Avila, Hanny Saenz, y Bárbara Macías. Acompañados de Bety Moreno, Ricky Rockero; Paul Bauche, Cha Cha; Christina Pastor, Johnny y Pablo Valentín, Seño Torres.
 

 

 
Pero definitivamente la obra que mas amo, porque creo que nació de ni niña interna es José el soñador, (Joseph and his Amazing Technicolor Dreamcoat, con la cual Julissa vuelve a sus autores favoritos Tim Rice y Andrew Lloyd Webber. Con este montaje original para México, la entonces directora de Televiteatros, arranca sus actividades al frente de la empresa de Televisa en sus teatros sede, ubicados donde actualmente opera el Centro Cultual, en la esquina de Cuauhtémoc y Av. Chapultepec y aquel estreno es uno de los mas memorables en la historia del teatro musical mexicano. Traducida, producida y codirigida por Julissa, José el soñador fue otro clamoroso éxito en la carrera de la brillante teatrista, cuya temporada arrancó en 1983 y concluyó con el derrumbe de los televiteatros, de vida efímera, en los terremotos de 1985.

Codirigido por Julissa y Manuel Gurría, contó con la participación de elementos fundamentales en el equipo de creadores de la empresaria: el coreógrafo Martin Allen, el escenógrafo y vestuarista David Antón; el director y arreglista musical Memo Méndez Guiu, y la dirección y arreglos vocales de Héctor Ortiz.

La Opera Pop basada en la historia de José y sus hermanos, Génesis 37 a 46, y que fue uno de los primeros textos de los prolíficos autores, creadores de Jesucristo superestrella, Evita o Expreso astral, entre otros, fue punta de lanza en la trayectoria de toda una pléyade de jóvenes interpretes, entre los que resaltaban: Guillermo Méndez, Manuel Landeta, Olga María, María del Sol, Claudia Pizá, Héctor Ortiz, Manuel Gurría, Tomas Gorostieta (posteriormente Gorós), Oscar Traven, Dora Laura Liquidano, Mario Bezares, Gerardo Moscoso, Aarón Montalvo, Francisco Orozco, Roberto Blandón, Alejandra Espejo, Liliana Barreto, Elia Domenzain, o Blanca Echeverría).

José nació de la magia de mi niña interna, de mi fascinación de toda la vida por Egipto y de poder poner allí todas las cosas que sé, y que quería ver de Egipto. Decidimos inventar un José totalmente original, (cuya versión fue la exigida por sus autores a partir de ese momento para montajes posteriores en el mundo entero). Además, fue una época en que si tuve, la única época, en que tuve verdaderamente apoyo, el señor Azcárraga Milmo, me dijo: “el tiempo que quieras, la lana que quieras, la publicidad que quieras”, los teatros se fueron haciendo, todo estaba a favor. Tenía a Martin Allen y a todas las personas que hacían musical y pude verlo así, tal como lo soñé, y no me cansaba de verla, además duraba tan poquito, se te iba en un instante, era una obra que originalmente no tenía entreacto, aquí le pusimos un pequeño entreacto. Fue un éxito, de martes a domingo lleno, lleno, lleno y fue padrísimo, desgraciadamente, como son las cosas de la vida, las grillas y las empresas, con teatro lleno, a los dos años me dijeron que me tenía que ir porque iba a entrar otra persona de Televisa. Me la llevé de gira como tres meses y luego volvimos aquí al San Rafael…

…que es donde entras de narradora.

En el San Rafael yo me quise dar el gusto de entrar de la narradora, lo cual me acarreo críticas severas de los actores a quienes yo lacé, Guillermo Méndez, Olga María y compañía, me pusieron como camote por haberme atrevido a hacer la narradora, dijeron cosas horribles de mí. Luego la metí a matinée con Lolita Cortés.

Pippin, es una obra que la poca gente que tuvo el privilegio de ver, sigue recordando con admiración. Fue un espectáculo muy avanzado y vanguardista.

Si, si, si, Pippin fue un espectáculo muy sofisticado y no funcionó y nos fuimos luego, luego. (Con Pippin, de Roger O. Hirson, Teatro de los Insurgentes, 1974, llega México el primer espectáculo de Bob Fosse, que fracasó en taquilla. Traducida y dirigida por José Luis Ibáñez, fue una coproducción de Bob Lerner, Julissa y Greg Kayne. Esta comedia musical de vanguardia basada en la vida de Pippin, hijo de Carlo Magno, en los 780 AC., en el Imperio Romano fue interpretada por Burt Rodríguez, Julissa, Anita Blanch, Héctor Ortiz, Guillermo Rivas, Gerardo Vigil, Jacqueline Voltaire, Manuel Gurría y Ema Pulido entre otros).

Y fue el primer Fosse que se montó en México.

Si, muy padre, vino una gente muy directa de Fosse a montarla, Bob Lerner me invitó a asociarme. Fue horrible, porque después del éxito de Vaselina haces Pippin y no va la gente. Para mí son cosas muy personales, no lo puedo tomar como cualquier cosa, me duelen mucho, es como si le hicieran algo a un hijo mío, como si dijeras tuve un hijo y tuvo todos los premios y este otro hijo nadie lo quiere y está igual de bonito, pero nadie lo quiere ver. Yo soy una gente sensible, soy una creativa y no una ejecutiva que solo se dedica a negocios, dar cheques y a hacer lana, desgraciadamente no se hacer eso.

El show de terror de Rocky funcionó, funcionó las dos veces que la ha puesto (la reposición de la propia Julissa, no alcanzó los tamaños de su original de una década antes: El show de terror de rocky, Teatro Fru Fru, 1986, con Jaime Garza, Liliana Barreto, Alejandra Avalos, Francisco Orozco, Manuel Gurría, José Flores, Martha Escobar, Alejandra Espejo, Luis Roldán y Gerardo González). En fin, en general hay muchos mas éxitos que fracasos pero también ha habido fracasos, Los novios duro muy poco también, y era preciosa pero el teatro San Rafael estaba recién inaugurado, en pleno invierno, la gente ni se enteró de Los novios, en esa época no había spots de televisión ni publicidad y estaba muy bonita, hermosa, pero terminamos en seguida, pierdes no solo la inversión, tal vez haya gente que se pueda dar el lujo, pero el productor independiente no puede.
 

 

 
¿Hay alguna obra que te hayas quedado con ganas de hacer?
Me quedé con ganas de hacer Starlight Express, estuve a punto de hacerla con el doctor Morel, pero me quedé con las ganas de producirla. Traduje algunos temas y en una época que hice demos, cuando empecé a producir disco, hice un demo con una de las canciones de Starlight con un grupo que propuse, proponía a unos patinadores, y se podían presentar viajando con una especie de piso y hacer coreografías.

Las obras de Weber eran como hechas para mí, hay muchas obras que me quede con ganas de hacer Aspects of love, una obra que aquí nunca se hizo, o Sound and dance.  Otra que me quede con muchas ganas de hacer y que estuve a punto de hacerla cuando los televiteatros, fue Zoot Suit, que hizo muy bien Luis Valdés para la Compañía Nacional de Teatro, con Ernesto Arreola, extraordinario. Yo traje a Luis Valdés, hablamos, el iba a dirigir la película Gringo viejo, después se la quitaron y se fue. Yo tenía la obligación de tener pensados muchos espectáculos para que nunca se quedaran los dos teatros sin programación, y no nada más en la noche, también en matinée. Siempre tenía que estar viendo que iba a haber, fue cuando pedí La casita del placer y Zoot Suit para preparar lo que iba a seguir, ¿quién iba a saber que se iban a caer los teatros en el sismo del 85?.

¿Y hay alguna de tus producciones que te arrepientas de haberla hecho?

Si, La casita del placer (The Best Little Whorehouse Goes Public.  Originalmente comedia musical country y presentada en nuestro país como comedia musical Tex Mex, La casita del placer,  de Larry L. King y Peter Masterson. Teatro San Rafael, 1996, coreografiada y dirigida por Jerry Yoder. La casita del placer fue un espectáculo incomprendido en su momento y un fracaso en taquilla, el elenco lo conformaban: Julissa, Ricardo Carrión, Manuel Gurría, Edgar Vivar, Alejandra Espejo, Aylin Mujica, Sheila, Sabine Moussier, Sergio Saldívar y Abel Fernando, entre otros). Me arrepiento porque yo la tenía desde 14 años antes, pero creo que en ese lapso de tiempo pasaron muchas cosas, tal vez yo ya no tenía la edad, ni el entrenamiento para el personaje. Con Martin Allen habíamos audicionado primero cuando los Televiteatros, y luego volvimos a audicionar en el 96 y dejamos la compañía, en ese ínterin falleció Martin. En ese momento yo debí haber parado todo pero me traje a un señor de Nueva York que no tenía idea de cómo se trabajaba en México y nos metimos al teatro San Rafael, no pude sonorizar, no se entendía lo que decían las chicas. Yo estando arriba no podía verme a mi misma, a mi nadie me dirigió, cometí una serie de errores y el peor fue que, al empezar la obra yo me di cuenta que iba a ser un fracaso y en vez de irnos corriendo, me deje convencer: que va a subir, va a subir, entonces nos quedamos como dos meses perdiendo un dineral. Los actores, que cuando ya quieres acabar un espectáculo porque estas perdiendo dinero, “hay no, nos bajamos de sueldo”, se bajan de sueldo y luego te lo echan en cara. En fin, fue un desastre, la verdad si pienso que fue un error, pero en una carrera de unos 45 espectáculos entre reposiciones y shows de los niños, puedes tener 3 o 4 fracasos.

¿Cuál es tu recuerdo más remoto del teatro?

Tanto mi padre como mi madre producían teatro, mi padre producía musicales. Cuando yo era niña, me acuerdo que iba a ver La pelirroja y Ring, ring, llama el amor, con Silvia Pinal, Los fantásticos, con María Rivas o La tía de Carlos, con el Loco Valdés.

Mi mamá y el señor Ernesto Alonso tuvieron el Teatro Sullivan como siete años y hacían obras muy importantes: Las criadas, Réquiem por una monja, algo de Feydau. De niños, Luis y yo sabíamos que nuestros padres hacían teatro, íbamos y veíamos las obras. Cuando estudiaba en Canadá mi mamá iba por mí, íbamos a Nueva York y nos metíamos a ver teatro, a veces ella veía unas que yo no podía entrar y yo me metía a ver otras. Desde muy chica empecé a ir a Broadway a ver teatro, tuve mi época sangrona, vi Violinista en el tejado y dije, que horrible musical, ya después lo pude apreciar, porque obviamente cuando eres muy joven esas obras tan tradicionales te dan mucha flojera.

Cuando voy a Nueva York veo todo, lo nuevo, y cuando me gusta algo lo veo muchas veces.

 Tu recuerdo más reciente del teatro.

Hay mucha gente muy joven, muy talentosa que está haciendo cosas padrísimas, que lamentablemente uno muchas veces no se entera. Con respecto a los musicales creo que la gente las copia bien, pero a nivel creativo no he visto nada que verdaderamente me impacte en México desde hace muchos años.

 ¿Qué piensas del teatro que están haciendo los jóvenes mexicanos?
 

 
Lo que está haciendo Hugo Arrevillaga es excelente. Claudio Valdés Kuri a mi me impactó desde que vi La banda del automóvil gris y De monstruos y prodigios, que estuvo en el Linconl Center, me parece un cuate sensacional. Richard Viqueira también muy creativo y audaz y hemos visto cosas de otras personas, David Gaitán, es un chavo muy talentoso, hay mucha gente que está haciendo cosas muy buenas y creativas, me encantan las cosas de Singer. En el Centro Cultural del Bosque se hace cosas muy padres.
 
Lamentablemente ahora las temporadas son solo de fin de semana o un día entre semana, y si está uno trabajando a veces ni se entera o no puede asistir. Debo asumir que no he ido al teatro como debiera porque desde hace unos años me volví extremadamente cinéfila y la mayor parte de mi vida estoy frente a una película, ya sea en mi casa o en el cine, si viajo también voy al cine, soy muy, muy cinéfila, me encanta. Desgraciadamente ya no tengo ningún nicho como actriz de cine pero como espectadora me gusta mucho, me gusta estar al día y ver cine independiente. Las cosas muy comerciales no me gustan aunque a veces llevo a mis nietos, creo que tengo una buena colección de cine y cuando me recomiendan una buena película sin dudarlo la veo.

Cuando hice El mago, con Jaime Aparicio, me gustó, pero vi que estaba muy feo el rollo de las distribuidoras, del poco tiempo que dan chance en los cines para ver si pasas de una semana a otra, esta terrible, es entrar a un mundo tan competitivo, tan angustioso y tan deprimente como el mismo mundo que también se vive en la televisión, pero por lo menos en televisión es más constante el trabajo.

Pese a que ahora invierto la mayor parte de mi tiempo libre en el cine, cuando estoy en telenovela el tiempo que me dejan las grabaciones, cada vez que puedo y me entero voy a ver el teatro que se está haciendo en México.
Para concluir, hemos de mencionar puestas en escena debidas a la siempre activa Julissa: Los Beatles, (John, Paul, George, Ringo... & Bert, de Willy Russel, Teatro Jorge Negrete, 1977. Interpretada por Gonzalo Vega, Homero Wimer, Beto Méndez, Juan Angel, Juan Antonio Edwards, Enrique Rambal Jr. y el Grupo Why.

La palomilla, Godspell de Stephen Schwartz y John-Michael Tebelac. Teatro de los Insurgentes, 1987, con: Benny, Chantal Andere, Alejandro Ibarra, Cecilia Tijerina, Verónica Hijuelos, Jean Duverger, Pamela Archer, Perla Jasso, Jaime Flores, y una jovencísima Vanesa Bauche.

Julissa corazón de rock, show creado por Alfredo Gudini, dirigido por la propia interprete presentado en los Teatros Blanquita y Ferrocarrilero en 1988, a este show se debe agregar aquel de breve temporada en el Cabaret Casablanca.
 
 

 


Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

301901