atrapAarte

INSTRUCCIONES PARA IR AL CIELO

29 Apr 18 - 13:51

 

de Benjamín Cann, a partir del Decálogo, de Krzysztof Kieślowski.
Hoy salimos a la calle a tratar de hacer la vida normal.
Por: Salvador Perches Galván.
 
Instrucciones para ir al cielo, es tu propuesta escénica basada en El decálogo, del eminente Krzysztof Kieślowski.
 
Exactamente, está basada en los relatos, las 10 películas que hizo Kieślowski en los 80, que son una reflexión muy contundente sobre los 10 mandamientos en nuestras vidas cotidianas. De ahí partimos para hacer una adaptación a México, en el multifamiliar Miguel Alemán, es como un muestreo de la Ciudad de México, en cada uno de los departamentos sucede una historia y acaba siendo un mosaico de historias, no en 10 horas, para que nadie se asuste, como las películas de Kieślowski, en dos horas y media, donde contamos, en cada uno de estos departamentos, una historia que le sucede a una familia mexicana.
 
Estas historias que son extra ordinarias para quien le sucede, pero en nuestro mundo realmente parecen no afectar el mundo tal cual vivimos hoy en México. Pienso yo, ayer leímos de no sé cuántos asesinatos en Guerrero, pero la semana pasada fue en Chihuahua, y otras violaciones más, y hoy salimos a la calle a tratar de hacer la vida normal, eso intenta reflejar este mosaico de historias, que por ahí alguien está pasando algo doloroso, o alegre, o terrible. Y lo doloroso va desde la pérdida de un hijo, hasta la pérdida de una erección, los eventos que le suceden a la gente común y corriente en un lugar típico de la clase media de la Ciudad de México.

 
 
Un padre pierde a su hijo, una mujer no sabe si quiere perderlo, una mujer busca a un marido encontrado, una hija se enamora de su padre, o él de ella. Alguien va a morir, pero alguien no. Alguien, incluso, va a matar. Alguien va a cantar, alguien vende biblias. Alguien se va a enamorar, alguien va a mentir, alguien va a robar y alguien no va a lograr una erección. Alguien se va a enojar mucho, alguien se va a conmover y alguien va a tomar una decisión importante que la da mucha risa. Se escucha música, a ratos. ¿Se podría haber hecho la obra sin filtrarla por Kieślowski.

 
Si, si se podía haber hecho, pero evitar a Kieślowski para tocar este tema, es como entrar al teatro y tratar de evitar a Shakespeare. Kieślowski es un hombre profundo, sabio y contundente, que habló de una sociedad en crisis, y nosotros estamos, obviamente, viviendo en una sociedad en crisis. Las reflexiones de Kieślowski son fundamentales y yo pienso que hoy la gente que viene al teatro, la gente joven que no conoce las películas de Kieślowski, era importante rescatar sus contundentes afirmaciones metafóricas y utilizarlas.
No es una historia adaptada 100 % a Kieślowski, hay algunos mandamientos, qué nos va a decir Kieślowski hoy a nosotros de no robarás, por ejemplo, en este país, o de no mataras. Entonces hay cosas que fueron inspirados por la realidad mexicana, pero en el fondo, están las reflexiones de Kieślowski que me parece que son sabias y contundentes, por eso ahí está.

 
 

El montaje, que tiene una breve temporada en el Teatro de las Artes, presenta viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de los que nos defendemos tratando de ser alegres.
 
Estaremos un mes en esta primera temporada, del 20 de abril al 20 de Mayo, en el Teatro de las Artes, de miércoles a domingo. Instrucciones para ir al cielo, basada en los relatos de Kieślowski, del decálogo, un mosaico de cómo vivimos los habitantes de la ciudad de México estos días, una metáfora, porque al final, el seguir el decálogo es eso, un instructivo para ir al cielo.
 
La obra, es una producción de la Compañía Nacional de Teatro, institución con la que colaboras por vez primera.
 
Es la primera vez que trabajo con la Compañía Nacional de Teatro, y ha sido una experiencia realmente deliciosa. 18 actores dos niños y un músico en escena 21 personas en escena haciendo cerca de 60 personajes, y un fabuloso equipo de creadores colaborando para ir al cielo.

 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Muy recomendable. 
Instrucciones para ir al cielo. de Benjamín Cann, a partir del Decálogo, de Krzysztof Kieślowski
Dirección: Benjamín Cann.
Actuación: Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, David Calderón León, Eduardo Candás, Néstor Galván, Marco Antonio García, Olaff Herrera, Rocío Leal, Ana Paola Loaiza, Patricia Madrid, Óscar Narváez, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar Padilla, Adriana Roel, Antonio Rojas y Paulina Treviño. Los actores invitados Hanssel Casillas, Eduardo Minett, Renata Chacón y Regina Macías.
Teatro de las Artes. Centro Nacional de las Artes. Churubusco y Tlalpan. Metro General Anaya
Miércoles, jueves y viernes, 19:00 horas, sábados y domingo, 18:00 horas.
Para público mayor de 15 años. Entrada general: $100. Jueves $30
 
 


Instrucciones para ir al cielo
De acuerdo con la tradición judeo-cristiana, el ordenamiento para salvarse del infierno es  seguir los Diez  Mandamientos de la ley de Dios. El decálogo que redime el alma. El comportamiento del ser humano en la actualidad va en contra del decreto; hoy nadie sigue los preceptos divinos, hoy –desde la mirada de la religión- nadie se salva de arder eternamente en el averno.
 
Los polacos Krzysztof Kieslowiski y Krzysztof Piesiewicz  basados en esta práctica co-escriben El Decálogo, serie dramática concebida para la televisión polaca en 1989; la saga se presentó bajo la dirección de Kieslowiski. La serie representaba en cada capítulo uno de los Diez Mandamientos de manera ambigua y contradictoria, dentro de una historia ficticia ubicada en la Polonia moderna, el escenario, un gran complejo de edificios en Varsovia.

 
 
Instrucciones para ir al cielo es a partir de El Decálogo (Dekalog en polaco), la adaptación y dirección son Benjamín Cann. La acción se traslada  a la Ciudad de México, en la ficción teatral sucede en un multifamiliar llamado Conjunto Urbano Presidente Alemán. La escenografía representa un condominio citadino, dentro de sus espacios se desarrollan las historias de forma simultánea. Cada relato es con referencia a los 10 Mandamientos.
 
El diseño de escenografía (Matías  Gorlero), es un conjunto de pequeños escenarios que forman el conjunto habitacional; la altura del inmueble, es la metáfora de la obra: se levanta, intenta alcanzar el cielo. Detrás,  la multimedia proyecta imágenes que cambian según las necesidades de la historia. La iluminación (también de Gorlero) se abraza con la escenografía para crear un espectáculo visualmente atractivo.
 
La obra es necesaria verla de lejos para apreciar en su totalidad todo el conjunto habitacional, esto va a favor y en contra. Desde el segundo piso del teatro, se tiene una vista inmejorable de todo el dispositivo escénico y lumínico, sin embargo desde este lugar no se puede apreciar de cerca las actuaciones, vestuario y desnudos, pero sobre todo se pierde el impacto emocional con el espectador. Se apostó por lo primero.
 
Benjamín Cann -como lo hizo en Barataria-, habla sobre nuestra realidad, el día a día con desgracias y sin sabores. Donde no hay tiempo para que no se te pare; perder un hijo; o esperar a que se te muera el marido, para parir el hijo del otro. El mosaico emocional lo articula desde la mirada inquisidora de la religión, solo que a sus personajes esto les vale verga.

 
Los protagonistas se mueven en la cotidianeidad de la metrópoli, inmersos en un micro universo donde su alma no encuentra acomodo. No encuentra paz. El cielo según la creencia está allá arriba, entonces habrá que buscar una escalera que no tenga fin e intentar llegar allá arriba, para esto habrá que despojarse de lo material; arribar con el cuerpo desnudo y el alma limpia. Espléndida forma de significar la escena.
 
Los actores pertenecen en su mayoría al elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, sin duda es un trabajo excelente, se desdoblan actuando diferentes personajes (aún cuando los vi de lejos, sé que las actuaciones están magníficas). Adrián Aguirre, Misha Arias, David Calderón, Eduardo Candás, Néstor Galván, Marco Antonio García, Olaf Herrera, Rocío Leal, Ana Paola Loaiza, Patricia Madrid, Oscar Narváez, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar padilla, Adriana Roel, Antonio Rojas y Paulina Treviño. Llos niños Hanssel Casillas / Eduardo Minett y Renata Chacón / Regina Macías y el músico Federico Schmucler.
El vestuario es de Estela Fagoaga; video escenográfico, Daniel Primo; escenofonía y música original, Federico Schmucler. Las funciones son en el Teatro de las Artes del Cenart, de miércoles a viernes a las 19:00, sábados y domingos a las 18:00 horas, hasta el 20 de mayo.
 
Texto e imágenes Roberto Sosa.
 
 
 
 



 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

301845