atrapAarte

HANDEL

03 Sep 18 - 15:06

 

de Diego Álvarez Robledo.
Aunque es una obra muy dura de ver,
creo que es una obra muy necesaria.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

 
 
 
Handel, es una ficción documental escrita por Diego Álvarez Robledo y dirigida por Luis Eduardo Yee. Los actores que dan vida a los personajes son Sofía Sylwin, Pablo Marín y Miguel Romero, apoyados por la escenografía e iluminación de Natalia Sedano, el diseño sonoro y la música en vivo de Isaí Flores Navarrete, y el vestuario de Fernanda García.
El autor del texto, Diego Álvarez Robledo tiene una amplia trayectoria en la dupla autor director ahora exclusivamente hace la dramaturgia.
 
Es un proyecto cuya visión nace de la cabeza de Sofía Sylwin y ella fue la que me invito a trabajar, comenta Álvarez Robledo. Ella ya tenía muy pensado quien iba a ser su equipo, cuál iba a ser el tema a tratar, y a mí lo que me tocó fue hacer una investigación exhaustiva acerca del tema. Es un proyecto cuya dramaturgia se hace a partir de una larga investigación documental que incluye desde testimonios, datos duros, datos periodísticos, libros etc. una gran consulta y a partir de ahí salen tres historias.

 
     
 
Esas tres historias se convirtieron en Handel, y mi trabajo ha sido un poco externo, pero siempre intentando apoyar al equipo, en realidad Luis Eduardo Yee fue un intermediario porque el texto que yo le entregué, de 90 cuartillas, lo ajusto a uno mucho más pequeño, y creo que fue muy atinada la versión a la que llegaron de esta obra. Creo que es una obra muy importante.
 
El tema es importantísimo, muy rudo, muy vigente, tiene actualidad en México y en el mundo entero, que muestra tres historias basadas en hechos reales sobre la trata de personas en nuestro país.
 
El tema que eligió Sofía es la trata de personas y lo que intentamos hacer a partir de la investigación fue ser lo más imparciales al momento de tratar el tema, presentarlo tal y como es, no tratar de escudarnos en héroes o en villanos, no tratar de señalar por señalar, sino presentar a los personajes de la manera más real posible para que se entendiera lo grave que es este problema, también porque está tan normalizado en la sociedad. Creo que vivimos en una sociedad en donde el acoso y la violencia están muy normalizados, y la trata de personas es solo uno más de los síntomas, de los problemas que existen en esta sociedad.

 
  
 
¿Pueden convivir la enfermedad social y el amor? Esta fue una de las premisas sobre las cuales fue concebido el texto de Handel y sus historias. La primera habla sobre Lucja, una joven polaca sin hogar que se enamora de la persona equivocada. Ella es manipulada por su novio quien la embauca para ser vendida primero en Rusia y luego en México, donde es obligada a trabajar en el Solid Gold, un conocido club exclusivo de esclavitud sexual en la Ciudad de México.
 
El segundo relato es protagonizado por Mariano, un hombre que al recibir la noticia de tener cáncer terminal, va a ahogar sus penas a la Merced donde conoce a una prostituta de solo 13 años con quien genera un vínculo fuera de lo común. Él sabe que no le queda mucho tiempo de vida y tiene la presión de su hermano para cederle una herencia millonaria mientras aún vive, pero Mariano desea dejarle algo a Estrella para alejarla de su modo de vida actual.

 
  
 
Por último, conoceremos la historia de Carlos, un joven brasileño vendido por su madre que logra escapar y llegar a México donde forja una vida al lado de Pedro, no obstante, muy en el fondo, el sueño de Carlos siempre ha sido convertirse en mujer, por esta razón decide hacer lo necesario para conseguirlo, aunque esto signifique trabajar cumpliendo los placeres extravagantes de los hombres y mujeres más poderosos de México.
 
Los personajes llegan a México, puntualiza el autor del texto, pero no todos son mexicanos. Parte de lo que queríamos ver es como la Ciudad de México es un centro en donde se concentran esos negocios ilícitos, esa trata de personas. Uno de los personajes, por ejemplo, es una mujer polaca que llega a través de la venta por Internet, que es más común de lo que creíamos. Otro personaje es un brasileño transexual, intentamos visibilizar también los problemas de estigmatización social ante los que se enfrenta la comunidad trans, y como a partir de esos problemas es tan fácil que se vuelvan víctimas en este negocio, de la trata de personas.

 
  
 
Se trata un poco como ha explotado en este país a partir de la guerra contra el narcotráfico, como se ha vuelto explosivo ese negocio. Digamos que ha existido siempre en México, pero antes era un negocio muy familiar paradójicamente, era un negocio que heredaban las familias, los padres le enseñaban a sus hijos, sus hijos tenían el negocio y el chulo, digamos el padrote, establecía una relación directa con sus víctimas ojo a ojo, cara a cara, muy cruel pero era una relación
directa.
 
Lo que sucede a partir de eso es que cada vez se parece más a un negocio de mayoreo llegan cargas gigantescas de mujeres provenientes de todo el mundo, de hombres provenientes de todo el mundo, y por supuesto que la trata de personas en este sentido está muy focalizada a la explotación sexual, pero es sólo una parte de la trata, tanto los carteles como varias compañías utilizan la esclavitud moderna, y eso se ha extendido.
 
El problema es tan grande que tuvimos que focalizarnos en tres historias, pero nos parecía importante que esas tres historias reflejaran, primero, la profundidad del problema; segundo lo normal que es en esta sociedad y como sucede a ojos, a pleno día, uno tiene que ir nada más a la merced para darse cuenta como abiertamente se está comerciando con niñas y niños menores de edad, por ejemplo, lo abierto que está en la sociedad, y por último visibilizarlo de la forma más honesta y humana posible.

 
     
 
Creo que el público muchas veces espera que haya una redención de los personajes, o que haya un juicio para otro tipo de personajes, y tristemente la realidad no es esa, la realidad es que la mayoría de las veces no existe esa redención, y lo que queríamos era tratar el tema con toda la crudeza que se pudiera.
 
Creo que las actuaciones magníficas: Sofía Sylwin, Pablo Martín y Miguel Romero ayudan a que sólo tres actores encarnen a una multitud de personajes que, aparte del tratamiento que dan de mano de la dirección de Luis Eduardo, y del espacio que diseñó Natalia Sedano, hacen un collage impresionante, en donde ellos van a ir de un personaje a otro, encarnándolos desde la víscera y cada uno de ellos se aproxima emocionalmente a lo que significa hacerlo, por eso, aunque es una obra muy dura de ver creo, que es una obra muy necesaria.
 
Continúa Diego Álvarez. Yo creo que el trabajo que ellos hacen es extraordinario y tiene que ver con que siempre fue un proceso muy abierto en comunicación, desde que estaba escribiendo el texto hubo varias lecturas con ellos, hubo varias sesiones en donde platicábamos y tratábamos de entender cada vez más profundamente todas las problemáticas, y creo que todos empezaron a construir sus personajes desde antes de que el texto estuviera terminado, desde que el texto eran pequeñas escenitas que se fueron entregando, creo que por eso fue tan fácil para Luis Eduardo descartar las cosas que no le funcionaban para la escena, y quedarse con un material que a mí me parece es el más valioso y más importante para la obra.

 
  
 
Creo que la conjunción de elementos con los actores y con la interpretación, lo que hace es darle una fortaleza al texto, en donde, quizás, se diluye un poco la parte estrictamente documental, pero a cambio de eso se narra de una manera tan lúdica y tan didáctica que hace pasable un tema tan sórdido, y lo hace no sólo entendible, sino catártico para el espectador, Yo nunca había sentido en una obra, o tal vez en poquísimas obras, tanto mías como de todas las que he visto, que una obra tuvieron un efecto así, que una obra al final hiciera que la gente saliera dispuesta a ver el problema con otros ojos y a comportarse distinto a partir de eso.
 
La trata de personas es el tercer negocio ilícito que genera más ganancias en el mundo y México es un país que se encuentra en una posición central en el mercado mundial de la trata de personas. Debido a la corrupción, ha sido terreno fértil para que los traficantes de diferentes latitudes establezcan redes y operen de forma casi legal. Así, gente de todo el mundo converge en nuestro país, como uno de los centros de operaciones más prolíficos para la trata de personas. Pero ¿quiénes son los protagonistas de este negocio? ¿quiénes los causantes y quiénes las víctimas? ¿Cuáles son las verdaderas historias de quienes viven esta realidad? Handel es un reflejo de este mundo y en ello radica su importancia y pertinencia.

 
  
 
Nosotros sabemos, concluye el también director, que el teatro no va a salvar al mundo, por lo menos no ahorita, pero si nos parece importante poner un granito de arena, y si de esta obra salen dos personas que decidieron que ya no van a ir a los table dancers a pagar por trabajos sexuales, si otras dos decidieron que ya no se van a volver a meter a prostíbulos, y si otras dos decidieron que van a investigar activamente el problema, a ver cómo ponen su granito de arena en específico, entonces la obra ya cumplió su cometido y creo que esta obra lo ha hecho en los procesos que hemos tenido. Siempre se intentó, desde el principio, hacer un acercamiento y una plática no sólo con el espectador, sino con expertos en el tema, que encontraron en la obra una expresión muy fiel a cómo es este problema, de entrada, ha venido gente con una disposición y sale con una disposición completamente distinta y eso me parece que es el gran valor de este trabajo.
 
Sin pretensiones de aleccionar o reiterar opiniones ya dichas acerca de la trata de personas, el montaje pretende recuperar o descubrir aquellos espacios en donde “lo humano” (fraternidad, amor, solidaridad, anhelo) salga a flote; mostrar la belleza oculta dentro un mundo que ha sido invadido e inundado de inmundicia y crueldad. ¿De cuántas maneras se nos presenta algo bello? ¿En dónde termina lo humano y principia lo atroz? Handel, de la compañía Teatro Mondo, es una posible respuesta a estas preguntas.
 
 
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable. Imprescindible.
Handel. De Diego Álvarez Robledo.
Dirección: Luis Eduardo Yee.
Actuación: Sofía Sylwin, Pablo Marín y Miguel Romero.
Foro La Gruta, del teatro Helénico. Avenida Revolución 1500 Colonia Guadalupe Inn.
Martes, 20:30 horas. Hasta el 11 de septiembre.
Los boletos tienen un costo de $200 y están disponibles en el sistema Ticketmaster y en la taquilla del Centro Cultural Helénico ubicado en avenida Revolución 1500, colonia Gudalupe Inn, en la CDMX.
 
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371655