atrapAarte

EL TIEMPO SE DETIENE

17 Apr 15 - 11:35




 
       Por Roberto Sosa
 








Al momento que una cámara fotográfica se dispara. Las imágenes que capta el objetivo son desgarradoras, son de guerra, son de gente muerta, heridas o quemadas, la piel se derrite con su ropa. Es el trabajo de la fotoperiodista de guerra, su labor es documentar, evidenciar y que el mundo se entere de lo que está sucediendo. Acontece en cualquier país, la conflagración no tiene nacionalidad.


Sarah está en su departamento en Brooklyn, Nueva York, regresa a casa y a la vida, estuvo a punto de morir en medio de conflicto armado en Medio Oriente. Su equipo fotográfico la acompaña. James, su pareja por ocho años, carga una enorme culpa, la dejó sola, no estuvo ahí para auxiliarla. En su hogar intentarán sanar sus heridas físicas y emocionales.


Al sitio llega Richard editor gráfico y amigo de ambos, le acompaña su novia Mandy, joven y bella; la forma de Mandy de ver y percibir la vida, es la antítesis de Sarah. Dos puntos de vista distintos. Dos perspectivas de vida diametralmente opuestos.
 
Sarah siente la necesidad de regresar con su cámara en mano y seguir dando testimonio del horror que representa la guerra. Mandy es sencilla, dice las cosas como las piensa, aún cuando no sea lo correcto, sólo aspira a casarse y tener hijos; le ofrece estabilidad emocional a Richard. En cambio Sarah está lejos de lograr esto con James. Un secreto queda al descubierto, la relación pierde estabilidad y su amor se pone a prueba.
 
En su texto, Donald Margulies plantea a través de sus personajes reflexiones que tienen que ver con lo que somos o lo que queremos hacer con nuestra existencia ¿Le estás dando prioridad a tu trabajo por encima de tu realización personal y de familia? ¿Estás en el lugar en dónde realmente deseas estar?
 
El papel del reportero de guerra se cuestiona ¿Puedes dejar de tomar fotos y ayudar a salvar la vida de alguien?: “No, porque alguien tiene que decirle al mundo lo que está sucediendo…”, dice Sarah. Se encuentra atrapada, su profesión o su vida de pareja. Su cámara fotográfica para seguir su vocación o un hogar, su relación sentimental, hijos y ver películas en la televisión.
 
El tiempo se detiene es una dramaturgia que se desarrolla de forma horizontal: planteamiento, desarrollo y desenlace. Benjamín Cann dirige con convicción y seguridad. Maneja bien a sus intérpretes y los guía con sapiencia. Sin embargo hay detalles que quizá no deben ocurrir –mi opinión-, en dos ocasiones, en el cambio de una escena a otra, aparece personal de la producción para mover o agregar elementos a la escenografía (el atrezo), esto le rompe el ritmo a la obra.

La puesta en escena cuenta un buen diseño de escenografía e iluminación (Gabriel Pascal), aquí se ve que si hay dinero, es evidente la inversión en recursos para montar un buen espectáculo, con todo lo necesario (de pronto nos acostumbramos a ver obras con escenarios desnudos o semivacíos por falta de recursos, aquí no sucede así…).
 
Las actuaciones son excelentes de Karina Gidi, (Sarah), Alejandro Calva (James), Rodrigo Murray (Richard) y Casandra Sánchez Navarro (dicho sea de paso, tiene las piernas mas bellas y espectaculares que he visto en un escenario). Cabe señalar que Donald Margulies, ganó con El tiempo se detiene, el Premio Pulitzer en el año 2000. Las funciones son en el Teatro Helénico del 20 de marzo al 3 de mayo.

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

333988