atrapAarte

EL SENTIDO DE LAS COSAS Y LAS PALABRAS

17 Apr 15 - 11:41

 



HACIA LA BÚSQUEDA DEL SENTIDO DE LAS COSAS
Y LAS PALABRAS (Primer entrega)

Por: Nadia Rodrìguez
 











Esta es la primer entrega sobre algunas reflexiones acerca del ensayista y filósofo francés Roland Barthes, quien este año cumple un siglo de su natalicio; él nació en Cherburgo el 12 de noviembre de 1915 y murió en París el 25 de marzo de 1980, a la edad de 65 años.
 
Roland Barthes fue uno de los fundadores de la semiología, que es la ciencia de los signos o mejor dicho, la disciplina del lenguaje que se hace cargo del estudio de los signos.
 
A través de interesantes textos como La aventura semiológica, Mitologías o Lo obvio y lo obtuso: imágenes, textos y voces, este científico y escritor nos hizo ver que todo en la vida, todo lo que nos rodea y lo que producimos como seres humanos son signos que hablan de lo que somos y significan algo para los demás.
 
En su vasta trayectoria como profesor en la Sorbona y en el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, Barthes fue capaz de disertar y aportar al mundo del lenguaje nociones importantes como la moda, el sentido, el placer y el mito, entre muchos otros conceptos que forman parte de la vida cotidiana y la cultura.


 

Fue un gran observador y admirador de la vida
y la gente; las acciones y las cosas simples las transformó en objetos de estudio para su investigación semiológica. Es el caso de la pereza, condición humana que nos impulsa a actuar de determinada forma como respuesta a un “no tengo que trabajar, no hay nada que hacer”
 
Esta condición permea tanto en la sociedad
y en la cultura que determina lo que somos
como comunidades, naciones y hasta como regiones continentales. Barthes decía que
hay tantas perezas como clases sociales en
el mundo…La pereza es un suplicio cuando
se convierte en aburrimiento…

¿y qué hacemos cuando estamos
aburridos y aparentemente pensamos
que no tenemos “nada qué hacer?
Pues nos infringimos un castigo al asumir
que no queremos o podemos actuar, crear, simplemente vivir.
 
En uno de los pasajes de su vida, este filósofo contemporáneo cuenta que de niño sus domingos o los “días de guardar”
(obligados por alguna creencia religiosa)
eran completamente aburridos
y pensaba por qué tenían que ser así.
 




Pronto comprendió que esos domingos o los “días de guardar” eran como páginas en blanco en donde la pereza puede alejarse del aburrimiento si el individuo decide vivir la pereza, vivirla para hacer otras cosas, vivirla para crear o simplemente para disfrutar de la tranquilidad consciente que brinda la idea del “no hacer nada”… Así Roland Barthes descubrió que vivir la pereza es una condición de libertad que sólo cada individuo puede permitirse.
 
A propósito de los recientes días de descanso obligado que tuvimos llamados Semana Santa, valdría la pena reflexionar si fuimos de los que vivimos la pereza como aburrimiento o como libertad ¿De qué lado se ubican?


 A propósito de los “días de guardar” como los domingos o las semanas santas, éste filósofo hace una relación interesante:

La pereza puede tener arraigo en el rito o los rituales propios
de cada cultura.
A veces ni siquiera conocemos a fondo un
ritual o las ceremonias religiosas que llevan al “descanso obligatorio” pero como el rito nos lleva a la idea de no hacer “nada”, entonces viene acompañado del significado
 
Por ejemplo y a propósito de los recientes “días de guardar” impuestos oficialmente por determinadas creencias en los que por obligación o por gusto entramos en un periodo de “descanso”   

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

301851