atrapAarte

El loco y la camisa

15 Jan 15 - 23:22




EL LOCO Y LA CAMISA, de Nelson Valente.
No existe mayor locura que la de vivir en la continua mentira.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 
Productor y director chileno radicado en México, Sebastián Sánchez Amunategui radica en México desde hace mucho años, en donde cursó la licenciatura en Ciencias Políticas en la UNAM y fotografía en la Escuela Activa de Fotografía. Se ha destacado como productor y productor ejecutivo de artes escénicas y audiovisuales, en ámbitos que van desde la ópera (Tatuana y Montezuma), el cine (La Nana, 2009; que recibió dos reconocimientos en el Festival de Cine de Sundance. Y la ópera prima de Francisco Franco Quemar las naves, 2007) y las giras a México del Ballet de Kiev, Boris Eifman y el Royal Ballet).

Empezó como productor por una huelga en la UNAM que lo dejó a la mitad de la carrera y entró a trabajar en una estación de radio haciendo un programa de teatro. Aprendió y empezó a producir teatro. Hasta que se dio cuenta que quería dirigir y escogió Tiernas Criaturas, obra escrita especialmente para él por Gonzalo Senestrari.

En el ámbito teatral, ha llevado a cabo la producción ejecutiva de La Novicia Rebelde, (2010), El Buen Canario (2009), Emperadores de la Antártida, Teatro México (2008). Ha producido las giras por la República Mexicana de Todo sobre mi madre (2011), y  El Buen Canario (2010), la gira del Teatro alla Scala de Milán a México (2009). Ha producido las obras Las chicas del 3.5 Floppies de LEGOM, El oeste solitario de Martin McDonagh y La dama de las camelias, adaptación de Neil Bartlett al clásico de Dumas.

Como director de escena se ha preocupado por revisar parte de la dramaturgia sudamericana con: Tiernas Criaturas (Argentina), Nuestras vidas privadas de Pedro Miguel Rozo (Colombia), La lechuga de César Sierra (Venezuela) y Los arrepentidos de Markus Lindeen (Suecia), dando un vuelco al viejo continente, para retornar al sur de América, de nuevo a Argentina con El loco y la camisa, de Nelson Valente. País donde realizó su primer largometraje como director.

Nelson Valente (Buenos Aires, 1971) es actor, director, dramaturgo y docente teatral. Fundó en 1996 la Banfield Teatro Ensamble, en 2004 la compañía, que también dirige, se instaló en una gran sala, que transformó en Complejo Cultural. Entre sus principales puestas, muchas con texto propio, sobresalen: Es usted mi paño de lágrimas (1999), Autorretrato con hermano imaginario (2006), El loco y la camisa (2009), así como piezas de Chejov, Shakespeare, Ionesco y Beckett.

El rey  está desnudoSe dice que los locos y los niños dicen siempre la verdad y, por eso, muchas veces, son motivo de escándalo. Nada mejor que esta metáfora para sintetizar el núcleo dramático de El loco y la camisa, de Valente sobre una familia disfuncional.

El loco y la camisa, es una pieza naturalista cuya dramaturgia aborda de manera realista y mediante la construcción de personajes arquetípicos varios ejes temáticos que van entrelazándose: la locura, la convivencia familiar, la revelación de la verdad y la violencia doméstica.

Dice Nelson Valente: “Una familia esconde a su loco de todas las maneras posibles. Lo esconde del afuera y del adentro. Suprimirlo sería el ideal. El loco se desarrolla amorfo y monstruoso como un cuerpo dentro de un corset. Su habilidad–condena es decir lo que ve sin filtros. En El loco y la camisa lo subjetivo, cuando está unido al concepto de locura, se vuelve quizá objetivo. ¿Quiénes son los locos y quiénes los sanos? No existe mayor locura que la de vivir en la continua mentira. La irrealidad enloquece y pervierte. Y la maldad…, que se alimenta a sí misma sin descanso”.

 
La obra pone de manifiesto distintas formas de violencia y el modo en que “el loco” desenmascara mentiras
ocultas. La familia pone al descubierto sus debilidades: Un padre que no logra comunicarse con su familia.
Una hija que intenta escalar mendiante un matrimonio conveniente. Una madre que no quiere reconocer la
realidad. Un yerno que intenta comprar una esposa como objeto decorativo. Un “loco” que constantemente
intenta desenmascarar las mentiras familiares, ocultas como secretos prohibidos.
De eso trata El loco y la camisa, que pone sobre la mesa lo que sucede en el espacio privado, en el lugar más íntimo en la vida de la gente: la propia casa.

La puesta desnuda la caótica cotidianeidad de esta familia, que atraviesa la falta de diálogo, el desinterés por el otro o el maltrato, distintas caras de la violencia. Más allá del texto, es interesante lo que sucede en los cuerpos y en las relaciones.

Explica Valente. “Se trata de desenmascarar mentiras. Y ése es el rol del loco, que piensa que es un justiciero. Y la manera que él tiene de hacer justicia es justamente desenmascarar. Todo el tiempo está poniendo de manifiesto las verdades. Y, por otro lado, está el empeño de la familia por esconder la verdad, sin importar lo que pase”

Añade: “Mi idea era que el espectador sintiera la violencia que se vive dentro de esa casa.
Y también que se sintiera como cuando va a la casa de alguien a cenar y la familia se empieza a pelear y uno no sabe qué hacer. Quería que sintieran esa incomodidad de estar presenciando una cosa muy íntima”.

Además de poner de manifiesto las distintas formas de la violencia (verbal, física y emocional) que vive esta familia y los vínculos que se establecen entre ellos.

A Valente le interesa trabajar sobre el concepto de la locura. Por eso, “el loco” es el más sensato y reflexivo, porque a fin de cuentas es quien intenta llegar a la verdad cueste lo que cueste.
“Vivimos en una sociedad demente, en la que está todo mal; entonces, cualquier cosa que llamemos ‘locura’ es lo más parecido al sentido común”.

¿Por qué me interesó hablar de la locura?.  Me interesa que de verdad te creas que eso que estás viendo es una familia. Adentro de esa familia hay un emergente que de alguna manera encarna la locura familiar y la pone de manifiesto. Todos esos personajes están medios tocados y hay uno que lo muestra de manera verdadera. Esa familia supuestamente vive según los cánones sociales: el interés por el dinero, las apariencias, la mentira. Y eso es lo que consumimos a diario.

El loco es ese ser que no respeta las reglas y que, por lo mismo, nos avergüenza; pero también, ese secreto que hay que guardar a cualquier costo, ese silencio que echamos sobre algunos aspectos de nuestra vida. Él, más que nadie, tiene una lógica implacable, de la que Valente saca el mejor provecho a través de su impecable dramaturgia. Aunque anclada en una familia de clase media-baja, la temática se proyecta en lo social a través de una problemática universal: los roles familiares, la convivencia, las aspiraciones frustradas y las alcanzadas, el precio de los logros y la violencia no reconocida. También se plantean las clases, gracias al invitado que viene de una zona privilegiada y representa en el imaginario familiar, al menos en la hija, lo diferente, lo perfecto, constituyendo su mundo un objeto que condensa los anhelos de superación.

Nelson Valente contó que la primera idea es que el público se vea y sienta identificado, en una historia que ha triunfado, tanto en Argentina como España y ahora en México, de la mano de Sebastián Sánchez Amunategui con muy buen ritmo. El loco y la camisa expone un abanico de conflictos, de los que es imposible sentirse al margen. Las actuaciones: Ignacio Riva Palacio, impecable en su rol del hijo loco. Emilio Guerrero, Verónica Langer, Sonia Couoh y Manuel Balbi integran el elenco de la obra. En la función que el que escribe vio, el papel de la madre fue interpretado, (en su primera función) por Mercedes Olea, con un excelente desempeño histriónico, al igual que Guerrero, refrendando su amplia experiencia en las tablas, los jóvenes Couoh y Balbi dan buena réplica a sus compañeros de elenco, y, sin duda Verónica Langer, titular en el papel de la madre, debe ofrecer una interpretación memorable.

El foro Lucerna es el  espacio en el que la puesta en escena se presenta desde noviembre, para mostrar la historia de una familia que trata de esconder a toda costa a un enfermo, cuyo padecimiento es decir la verdad. Una historia que nos deja reflexionando sobre la mentira, sobre quién es el loco y quién es el cuerdo en la sociedad, afirma Sánchez Amunátegui.
 


El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
El loco y la camisa, de Nelson Valente.
Dirección: Sebastián Sánchez Amunátegui.
Actuación: Emilio Guerrero, Verónica Langer, Ignacio Riva Palacio, Sonia Couoh y Manuel Balbi.

Foro Lucerna, Teatro Milán, Lucerna 64, esquina Milán, 5535-4178.
Metrobus Reforma
Viernes, 21:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $300. Ticketmaster, 5325-9000.
Adolescentes y adultos.

Acomodador de coches. (Centro) 
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

301869