atrapAarte

EL BESO DE LA MUJER ARAÑA

16 Oct 18 - 11:22

De: Terrence McNally, John Kander y Fred Ebb.
Una realidad agresiva, opresiva e invasiva.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván

 
El beso de la mujer araña historia, prohibida en los años 1970 por la dictadura militar argentina, es una novela del escritor argentino Manuel Puig. Relata la historia de dos presos que conviven en la misma celda, uno político y otro homosexual. En los primeros capítulos, Puig retrata las personalidades de ambos personajes: Valentín Arregui y Molina. El primero, con sus 26 años, es preso por subversión, Molina es un hombre de 37 años, acusado de corrupción de menores.
 
Molina pasa el tiempo contando los recuerdos de sus películas favoritas, un thriller romántico de la Segunda Guerra Mundial que es también una película de propaganda nazi. A pesar de sus desacuerdos sobre la ideología de las películas, una amistad se desarrolla entre los dos presos: el soñador y el activista político.

 
  
 
A medida que la historia se desarrolla, se revela que Molina ha sido chantajeado por el director de la cárcel para ganarse la confianza de Arregui, para que éste le revele información sobre el grupo revolucionario al que pertenece, a cambio de comida y la posible libertad condicional. Sin embargo, Molina ha comenzado a desarrollar genuinos sentimientos de amistad por Arregui.
 
Aunque la novela comenzó a escribirse en 1974, se publicó en España dos años después, en 1976. Se tradujo al inglés en 1979 y el propio autor adaptó la novela como pieza teatral en 1981, representada en España con bastante éxito. El mismo autor hizo la adaptación teatral al inglés, siendo estrenada en 1985 en Londres.
 
En febrero de 1983 la versión teatral de El beso de la mujer araña, bajo la dirección de Arturo Ripstein, se presentó en el circular escenario del ausente Polyforum Cultural Siqueiros, con: Héctor Gómez (Molina) y Gonzalo Vega (Valentín).

 
  
 
En 1985 el director brasileño Héctor Babenco, la llevó al cine con William Hurt (Molina), Raúl Juliá (Valentín) y Sonia Braga. La película tuvo bastante éxito, llegando a estar nominada para varios Premios Oscar, alzándose finalmente sólo con el de mejor actor protagonista para William Hurt.
 
Finalmente en Octubre de 1992, tras un taller de trabajo a partir de este argumento, que funcionó perfectamente en teatro, Terrence McNally hizo el libreto, John Kander y Fred Ebb escribieron las canciones, Harold Prince asumió la dirección y Rob Marshall apoyó en las coreografías, afrontando un enorme riesgo y el esfuerzo dio sus resultados, estrenando en Broadway el 3 de Mayo de 1993, con: Brent Carver (Molina), Anthony Crivello (Valentín) y Chita Rivera como Aurora y la mujer araña, donde superó las 900 representaciones y consiguió once nominaciones a los premios Tony, de los que consiguió siete (Mejor musical, libreto, partitura, actor principal, actriz principal y actor secundario).
 
Cuatro años después, el 15 de noviembre de 1997 El beso de la mujer araña llega al Teatro Insurgentes, de la capital del país, por medio de Producciones ZUBA, compañía integrada por la dupla laboral y sentimental Humberto Zurita y Christian Bach, dirigida por el primero, y protagonizada por la actriz argentina, quien, lamentablemente dio al traste a la espléndida producción y puesta en escena, de la que salieron inmunes Mario Iván Martínez y Tomás Gorós, como Molina y Valentín, respectivamente.

 
  
 
Y poco más de dos décadas después, el musical retorna a escenarios capitalinos, gracias al productor Juan Torres, luego de su gran éxito con La jaula de las locas.
 
Así es, volver a traer esta obra, que recuerdos tan maravillosos. Yo me acuerdo haberla visto en el Teatro de los Insurgentes y fue padrísimo, ahí conocí a Mario Iván Martínez, y gracias a que vi esa obra de teatro, es que le ofrezco La jaula de las locas. Fue un montaje espectacular que recuerdo con mucho cariño y que hoy es otro sueño que puedo hacer realidad, poder producir esta obra después de tantos años de no estar, no solamente en nuestro país, sino de no estar en otras partes del mundo.
 
Se hizo hace mucho en Broadway y de ahí recorrió algunas ciudades importantes del mundo, pero no se ha vuelto a reponer y nosotros somos los primeros en hacerlo, y me encanta, porque es muy rico poder tener un proceso creativo libre, de pronto cuando vienen las reposiciones que están montadas en Broadway y adquieres los derechos, a veces te exigen hacer una réplica, y eso es padre en algunos musicales, pero en esta obra ha sido muy rico todo el proceso y toda la construcción que ha llevado.

 
  
 
Miguel Septién, responsable del muy acertado montaje, llegó de Querétaro, en donde tiene su compañía, Ícaro, con la que hace dos años comenzó a presentar el musical Urinetown, al que invitaron a Juan Torres a verla y empezaron una relación laboral que dio muchos frutos, Torres trajo Urinetown a la Ciudad de México y a partir de ahí consiguieron logros artísticos importantes.
 
El joven Septién, toda una revelación teatral en dirección, afirma sobre su nuevo gran reto: Es un texto complejo, la verdad es que es un musical que tiene muchas ventajas, pero esas ventajas lo convierten en un reto grande. Por ejemplo, es un musical que tiene escenas de texto muy fuertes, con mucha tensión dramática, y números musicales muy luminosos, muy alegres, y esa combinación hace que sea muy atractivo para el público, pero también requiere un elenco capaz de manejar bien estas dos formas: las escenas actorales con el peso dramático que requieren, y los números musicales con el canto, el baile, y todo lo que implica un musical. Esa ventaja también ha sido un gran reto, pero afortunadamente tenemos un elenco talentosísimo y maravilloso que, la verdad, está haciendo un trabajo impresionante.
 
Los personajes centrales son Rogelio Suárez y Jorge Gallegos. Rogelio es un actor con una trayectoria en teatro musical bastante importante, Jorge un actor con una trayectoria en televisión importante y es su primera vez haciendo teatro, es una dupla muy interesante porque los dos son extremadamente talentosos, de escuelas muy diferentes, y ha sido un gran placer trabajar con ellos. Y, obviamente Chantal Andere, que es una estrella en toda la extensión de la palabra, y para mí ha sido una grata sorpresa descubrir que, además de todo el bagaje que tiene como artista, es una persona disciplinada, atenta, amable, con todas las cualidades. Además están Luis Gatica, Olivia Bucio, y un ensamble que ha estado haciendo teatro musical por años y que son, me atrevo a decir, de los bailarines más importantes del teatro musical de nuestro país y es algo delicioso para mí trabajar con ellos.
 
Sonia, (Vaselina); Sally Bowles (Cabaret); Anita (Amor sin barreras); Norma Cassidy (La fierecilla tomada), a estas grandes protagonistas de musicales se suma Aurora en la trayectoria de Chantal Andere, quien nos comparte: Feliz, muy agradecida por ello, un proyecto que, cuando Juan Torres me llamó, me dijo: quiero proponerte un proyecto. Nunca imaginé que fuera éste, me encantó. No lo vi, tenía conocimiento por Vídeos de Broadway con Chita Rivera. Cuando llego el libreto a mis manos entendí que dios me había mandado una joya de las que cualquier protagonista de teatro musical hubiese querido tener, y me tocó a mí. Estoy muy agradecida, me siento muy afortunada, he trabajado mucho para ello, ensayamos arduamente y me preparé desde el día que Juan me lo propuso, hacer más de un año y dije ¡vamos con todo!.
 
Que mejor que se haga una producción original en México, que es una gran capital del teatro, Hollywood y Broadway adoptan una novela de un argentino pero es un tema muy latino, y un tema lamentablemente muy vigente.
 
Muy vigente, lamentablemente, afirma el productor del musical. Y hablando de la posibilidad de que lo hagamos en México, creo que algo que es muy importante, estoy seguro, como se lo dije a la agencia con la que compre los derechos, que de aquí van a venir más producciones, estoy seguro, México es punta de lanza.
 

A veces los mexicanos voltean a ver nada más a Broadway, y voltean a ver lo que está cerca, lo que está de moda en la capital mundial del teatro, no voltean a ver otras ciudades muy importantes, pero México es un referente muchas obras que se montan en México, las vemos de pronto en Buenos Aires, las vemos de pronto en Madrid, y las vemos en otras ciudades de Latinoamérica en temporadas más cortas. Yo creo que va a ser algo interesante que de este proyecto surja la inquietud de algún productor más, en otra latitud, de traerla a la vida, como fue hace muchos años, y también creo que soy afortunado porque la iban a reponer en Broadway y todo el trabajo que estaban haciendo se paró, de hecho está pospuesto el proyecto, eso hace que me dieran los derechos y que tuviera yo esta libertad creativa, respetando muchas cosas que vienen en el contrato, por ejemplo, la adaptación de Terrence McNally al libro del señor Puig, y ser muy puntual con ciertas cosas, pero todo el proceso creativo es nuestro.

 
  
 
En esta producción no habrá pantallas, no habrá proyecciones, que en aquel entonces eran muy impresionante esas proyecciones, ahora hemos visto muchas cosas con proyecciones y con tecnología nueva, con lo mejor, y es muy padre y es muy lindo, pero nosotros quisimos hacer algo diferente, algo inmersivo, algo en donde en la misma cárcel, las fantasías cobren vida, es lo que vamos a tener, como un aderezo de este beso de la mujer araña, una propuesta escenográfica increíble. Todo el montaje es increíble y vocalmente, creo que nunca me imaginé lo que había comprado, a pesar de conocer la historia, a pesar de escuchar la música muchas veces, nunca me había enfrentado a decir: ¿de esto va?, pero una vez ya en el camino wow, esta obra está llena de sorpresas, es una caja de Pandora.
 
Pablo Rodríguez, creador de la coreografía original opina: La obra es riquísima en cuanto a la composición musical, tenemos un poco de todo desde un tango, y también pasamos por números que son más como de show, tipo Broadway por decirlo de alguna manera, y también tenemos un número latino que empieza siendo una percusión tipo tribal y después se convierte desde un chachachá hasta una batucada. Hay para todos los gustos, la verdad es que la composición musical es maravillosa, no sólo la bailable, sino que auditivamente es muy hermosa también, también la dramaturgia es muy hermosa, y pasamos de momentos muy densos y de escenas muy impactantes a momentos muy brillantes en las fantasías de Molina, que es interpretado por Rogelio Suárez donde sale Chantal y baila y canta y lo hace magistralmente.

 
  
 
La idea es que la gente se sienta parte de esta realidad, añade Miguel Septién, y que entienda por qué Molina tiene la necesidad de escapar de ella. Es una realidad, en muchos sentidos, agresiva, opresiva e invasiva, y los números musicales de escape transforman por completo el espacio, estoy muy emocionado y creo que es algo muy padre para la gente.
 
La verdad yo no conocía el texto antes de que Juan me lo compartiera, confiesa Septién, sin embargo, enganche muy rápido con el núcleo emocional de la historia, esta noción de que cualquier cosa que suceda en la realidad la podemos aminorar, o bloquear en el escape a la ficción, para mí como artista y creo que cualquier persona que se dedica el teatro, es un gancho muy fácil. Además de la realidad social, política que la obra maneja y que, tristemente, es muy aplicable a la realidad que vivimos, alrededor del mundo, en nuestra América Latina y, lamentablemente en nuestro país, y la obra tiene un discurso tristemente atemporal en ese sentido, siempre va a ser relevante y siempre va a ser muy necesario que, como sociedad y como artistas, hablemos de estas realidades.

 
  
 
Añade la protagonista del musical: Es increíble que, de entrada, el libro de un autor argentino como Manuel Puig lo hacen película, hacen la obra de teatro sin música y después en Nueva York lo mandan buscar para comprarle los derechos y hacerla musical para doña Chita Rivera. Yo creo que es un texto que difícilmente se ha repetido en teatro musical y que todo el mundo ha querido hacer en todas sus versiones, en cine, en teatro, en musical, y la propia novela que han sacado y sacado y sacado siempre con distintas portadas, con distinta tipografía la misma novela durante tantos años. Para mí es un honor, además de que, años después me vengo a enterar que mi padre fue muy amigo de Manuel Puig, me acabo de enterar hace unos meses por una conversación. Entonces más emoción me da ser yo quien interprete este personaje. Yo espero estar a la altura de su pluma
 
En La jaula de las locas, su más reciente producción fue muy acertado que Juan Torres utilizara la traducción que hizo el maestro Ibáñez hace décadas, aquí no fue así.
 
Aquí no fue así, confirma Torres, aquí la traducción la hace nuestro director con uno de sus colaboradores más cercanos, con el que hizo también Urinetown, y creo que eso fue muy acertado porque está muy bien traducida, está vigente, tiene esta parte, a veces coloquial, es un texto muy digerible, pero no pierde peso cada una de las palabras, tiene toda la intención que necesita la obra para contarse, y además pudieron ir haciendo ajustes durante el montaje, realmente es un trabajo maravilloso ha sido un trabajo muy fuerte, porque esto comenzó hace mucho tiempo.

 
  
 
Con respecto al número de coreografías creada para el espectáculo, el responsable de ello, Pablo Rodríguez, afirma: En el primer acto hay cinco coreografías de importancia, y en el segundo acto hay dos, pero con Miguel Septién, maravilloso trabajo que ha hecho, hemos trabajado muy de la mano para que no haya una ruptura entre la coreografía y la dirección. Lo acompañaba todos los días en su ensayo de actuación, en su ensayo de escena, y él me decía: necesito que aquí hagamos una transición de movimiento, entonces lo hacíamos juntos. Podría decirte que, números musicales, hay siete para los que yo he creado coreografía, pero he coreografiado toda la obra de la mano de Miguel. Miguel me dice: necesito que entren cinco de este lado, tres de este lado, entonces yo le hacía una propuesta, y él me decía: ¡si funciona!, ¡no funciona!, vamos a dejar esta parte, lo vamos a cambiar.
 
Hemos trabajado de la mano ha sido un gusto trabajar con él, es un director que escucha, que permite a los actores, que nos permite a los creativos experimentar y encontrar cosas. Como creativo ha sido muy fácil trabajar con él, igual que con Óscar Acosta, el escenógrafo. Yo le decía: maestro voy a meterlos por tal lugar. ¿Pueden pasar por ahí, o no?, no, no, no. Por ahí no pueden pasar porque se caen

 
  
 
Estoy muy muy agradecido y muy honrado por poder trabajar con este elenco, finaliza el talentoso director, Miguel Septién, por poder dirigir un proyecto de esta envergadura. La verdad es que es un sueño para mí, y caer en el lugar de un productor como Juan, que además de ser un profesional en toda la extensión de la palabra, es un ser humano con infinitas cualidades. Para mí es algo impresionante y me hace sentirme muy agradecido.
 
Con respecto a Aurora, que cobra vida en el cuerpo voz y pasión de Chantal Andere, la actriz afirma: Creo que la experiencia, la edad, el andar, te va dando seguridad, de por si los actores cantantes somos muy inseguros, los nervios son los mismos, lo que sucede es que como yo ya probé lo que es hacer comedia musical, me envenena y me mata de amor y de pasión. Todo vale la pena y estoy lista y estoy con unas ganas tremendas que me han dado todos los otros gloriosos personajes que también me ha tocado hacer.

 
  
 
A Juan Torres, le debemos el haber revivido el entrañable Teatro Hidalgo.
 
Gracias Salvador por mencionarlo, porque la verdad es que si fue un trabajo muy fuerte, fue exhaustivo decirle a la gente ¡estamos aquí!.
 
El otro día escuchaba: Esta obra este para tal teatro, y no, no solamente puedes producir, o tener un éxito en un teatro icónico, o en un teatro que tenga cierto prestigio, creo que todos los teatros merecen una oportunidad, creo que los teatros están vivos, yo creo que los teatros son entes tienen alma, y para mí, estar aquí es un honor, y yo creo que este teatro no sabe el cariño que le tengo, el amor que le tengo, estaba helado, más que un congelador, tuvimos que hacer muchas cosas para que la gente comenzar otra vez a ubicarlo, pero estar aquí y conocer la historia de este teatro es fantástico.
 
Doña Silvia Pinal me contó muchas historias de obras que hizo aquí, y que la gente no lo sabe, son muchos sentimientos encontrados, a veces hay que decirle a los nuevos productores, a las nuevas generaciones, a los que están empezando que no se olviden que somos consecuencia de alguien, de esos grandes, de esa Silvia Pinal, de esa Julissa, de ese Manolo Fábregas, y sus grandes trabajos.

 
  
 
La primera obra que vi fue José el soñador un montaje original de Julissa, nada más, la vida te cambia con esos trabajazos, y aquí, si hablamos del teatro Hidalgo, para mí una de las mejores puestas de Vaselina, fue la que hizo aquí en el Hidalgo, con esa Rockola maravillosa que hizo David Antón, o sea, si me tocó ver este teatro Hidalgo hasta el gorro, y teniendo que comprar boletos con muchas semanas de anticipación, hoy esto ya no pasa en el teatro, así como ya no hay funciones de martes a domingo, ya no pasa, pero está vivo el teatro y eso es lo más importante, y qué bueno que estamos cediendo la estafeta de un proyecto exitoso como La jaula de las locas, a El beso de la mujer araña, porque se lo merece, y se merece un espacio como este y hemos trabajando muy fuerte para que nos vaya muy bien, como nos ha ido, porque hemos sido auténticos y porque hemos sido honestos, y estamos haciendo todo para que nos vaya bien y para que la gente se vaya contenta, que al final del día es lo que nos importa.
 
Y gracias a toda la gente que nos apoyó con La jaula de las locas a lo largo de dos años ocho meses, y, de corazón deseo que se den la oportunidad de venir al teatro Hidalgo a ver El beso de la mujer araña. Cuya muy lograda versión local, incluye un extraordinario final cinematográfico, espectacular y emotivo.

 
  
 
 
 
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
El beso de la mujer araña. De: Terrence McNally, John Kander y Fred Ebb, basada en la novela homónima de Manuel Puig.
Dirección: Miguel Septién.
Actuación: Chantal Andere, Rogelio Suárez, Jorge Gallegos, Olivia Bucio, Crisanta Gómez, Luis Gatica, Jimena Parés, Jair Campos, Eduardo Partida, Fer Soberanes y Josué Ahued. Ensamble: Andrea Biestro, Pablo Rodríguez, Claudio González, Gilberto Recoder, Francisco Huacuja, Orville Alvarado, Pedro Gea, Oliver Kenay, Gerry Pérez, Gerardo García y Julio Montejano.
Teatro Hidalgo.
Avenida Hidalgo #23 Colonia. Centro. Metro Hidalgo.
Jueves y viernes, 20:30 horas, sábados 17:30 y 20:30 horas y domingos 17:00 y 20:00 horas.
Duración aproximada: 2 horas 10 minutos.
Boletos: Vip $1000, Preferente 1 $900, Preferente 2 $850, Preferente 3 $750, Preferente 4 $550 y Preferente 5 $450.
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

361812