atrapAarte

CUATRO LUNAS

13 Feb 15 - 12:46


ENTREVISTA CON SERGIO TOVAR VELARDE, CESAR RAMOS,
GUSTAVO EGELHAAF Y HUGO CATALAN
DIRECTOR Y ACTORES DE CUATRO LUNAS
EL AMOR ES EL COMÚN DENOMINADOR, LA LIBERTAD Y LA ACEPTACIÓN.
POR: SALVADOR PERCHES GALVAN
 
Amor es Amor
Cuatro historias de amor y autoaceptación: 
Un chico de once años lucha por mantener en secreto la atracción que siente por su primo.
Dos amigos de la infancia se reencuentran y comienzan una relación que se complica por el miedo de uno de ellos de ser descubierto.
La relación de años de una pareja gay se ve amenazada tras la llegada de un tercero.
Un anciano, casado y con hijas, se obsesiona con un joven e intenta reunir el dinero para costear la experiencia.
 
Salvador Perches Galván ¿Por qué Cuatro lunas?.
Sergio Tovar Velarde. Porque el ciclo de vida lunar nace, crece, llega a su plenitud y desaparece, un poco como la vida misma. Me gustó la idea de así como estaba hablando de generaciones distintas, hacer una especie de analogía con las fases de la luna: luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante, de alguna manera es el ciclo. Y también tiene que ver con la idea de cuatro noches como cuatro oscuridades, porque me da la impresión de que los gays han debido vivir en la penumbra y en la oscuridad por mucho, mucho tiempo, siempre besándose donde no son vistos, tomándose de la mano donde no vayan a ser juzgados, a mí me da la impresión de que esta noche nos ha acompañado tanto tiempo que la película cierra con un epílogo en el que amanece y vemos a todos los personajes en un momento en el que el sol está naciendo porque finalmente la postura de la película es bastante esperanzadora en términos de que cierre el ciclo de oscuridad y abrimos un nuevo día, estamos naciendo a una nueva era de entendimiento, de comprensión de derechos civiles, de cambios sociales y cambios en las estructuras y en estos cambios creo que es el momento propicio para aportar una película en la que despertemos empatía, en la que despertemos comprensión, yo creo que esta es una película pertinente en este momento.

 
S. P. G ¿Cómo se te ocurre abordar la homosexualidad en una película a partir de cuatro etapas, que es a lo que alude el título de la película?.
S. T. V. Yo empecé a escuchar las historias de muchos amigos y es algo a lo que le dedico mucho tiempo porque soy muy curioso, muy preguntón, y me gusta escuchar historias de vida porque, de pronto, las personas que tenemos enfrente en cuanto empiezan a contarnos un poquito, resulta que tienen unas historias increíbles que vale la pena explorar. Y encontré que con mis amigos gays cada vez que les preguntaba, ¿tus papas ya saben que eres gay?, ¿tus amigos, el trabajo, cómo lo manejas?, no había una historia igual a otra, había denominadores comunes, como el miedo que habían tenido en algún momento, como el pánico de que en algún momento llegará a descubrirse.
Esas cosas que parecían como el hilo conductor, hacían una separación entre una historia y la otra, de pronto me pareció muy pertinente no solamente mostrar un conflicto desde un punto de vista, sino tratar de contraponer cuatro puntos y mostrar como no es igual de fácil o de difícil para un niño de 12 años, o para unos adolescentes, o para unos adultos, o para un anciano asumirse como gays, por su contexto, por su situación, por el tiempo que les tocó vivir. Entonces de alguna manera fui recolectando historias y construyendo pequeños trozos que, por separado, no tenían el impacto y la fuerza, pero que al unirse construían un discurso que funcionaba muy contundentemente, así lo sentía yo desde el guión y creo que la película está resultando en algo así para el público.
 



S. P. G. Nunca se te ocurrió hacer una historia de cuatro episodios separados.
S. T. V. En realidad son cuatro historias independientes, solamente hay un cruce entre dos de ellas, no es que se crecen en un choque que la une a todas, se unen a nivel discursivo, es decir, una de las historias formula planteamientos y abre preguntas, que, tal vez otra de las historias responde y así es como funciona. De alguna manera las cuatro historias van hacia el mismo sentido, pero no se unen a nivel trama, se unen más bien a nivel tesis de la película.
 
Gustavo Egelhaaf. A mi eso me parece la más la parte más interesante y mágica de la película, porque son cuatro historias que no se juntan, que es un recurso muy, muy utilizado. En esta ocasión cada una tiene su propia mágica pero son intercaladas, entonces vas viendo como van evolucionando esas historias y es muy, muy bonito y la parte que más me gusta de cómo se van construyendo las historias es que, en efecto, la columna vertebral de la historia es de temática gay, pero se traduce en otra cosa, es circunstancial el hecho el que estas personas sean homosexuales, en realidad son personas, son seres humanos y es una historia de amor y eso muy bonito porque logramos transmitirlo. Pero lo que me parece más importante de esta historia, es que no tiene etiquetas sexuales, que no tienes estos tabúes, es muy frontal, es muy agresiva en ese sentido, las imágenes son fuertes, pero la historia es muy romántica y cualquier persona de cualquier tipo de sexualidad se puede identificar con ella.
 
César Ramos. Mi historia es la de un joven que se encuentra en el proceso del descubrimiento personal, no solo de su sexualidad sino también de su ser completo y yo me siento muy contento, de verdad que es un gran regalo que Sergio me hizo, el otorgarme, el darme la oportunidad de interpretar este personaje.
 
Hugo Catalán. Creo que no se ha hablado mucho de la homosexualidad en la infancia, cómo se aborda desde el punto de vista de los padres. Me comentaban que es de las primeras veces que se le da voz en el cine en México a los padres que tienen un hijo que es homosexual y como lo abordan.
Y en el lado opuesto, esta la historia de un hombre que está ya en el último momento de su vida, que sabe que ya no va a vivir mucho tiempo entonces quiere llevarse esas experiencias, si es el ciclo de la vida. Eso es lo que Sergio quiso mostrar con los ciclos de la luna, como un ciclo de vida.

S. P. G. Desde mi punto de vista, no son cuatro historias de amor, el sexo no incide en lo amoroso en las cuatro, está el deseo carnal, ingenuidad o desconocimiento.
S. T. V. Yo creo que si son cuatro historias de amor, no necesariamente amor de pareja, pero si el amor filial; si el amor de un hombre a la mujer que ha sido su compañera, independientemente de que sea heterosexual o no.
Es decir, las cuatro historias de alguna manera terminan hablando del amor en algún punto. El amor de pareja son quizás, dos de las cuatro historias las que lo abordan, y  las otras dos abordan el tema del amor a la familia, pero en todos los casos el amor es el común denominador, la libertad y la aceptación, la aceptación de uno mismo como lo que uno es, saberse reconocer y saberse, sobre todo, gozar lo que uno es, sin importar lo que hay allá afuera.
 
G. E. Si, normalmente es: ”me tiran piedras porque soy gay, sufro y padezco” y en esta película son circunstancialmente homosexuales, de verdad son historias que vivimos todos: es un matrimonio que estar destruyendo, como cualquier matrimonio heterosexual; es el primer amor, la primera vez que tienes una relación sexual, todo el mundo por eso se identifica con esa escena, que es tan incómoda, ¿por qué?, porque a todos nos pasó: oye ¿por dónde va?, no es por aquí; lo estaré haciendo bien, y esa es la parte divertida, hasta a mi me da risa, pero créeme es bastante incómodo.

S. P. G. En tres de ellas, hay algunas escenas sexuales fuertes, que incluso pueden llegar a ser  divertidas, una particular es muy divertida .
S. T. V. Es bonita, estamos acostumbrados a escenas de sexo en la que entra la media luz, hay unas velas, hay unas cortinas de tul y entra un sax, tururú, y entonces se empiezan a abrazar entre las sábanas, porque hacemos una elipsis y llegamos a lo otro siempre tienen que estar cubiertos por sábanas. Y luego ya no vemos lo interesante porque ya están fumando el cigarrito. En el caso de Cuatro lunas dije, siempre evitamos escenas porque son incómodas, que tal si ahora lo hacemos y además crudo, pero no en el sentido de: mira que explícito, que brutal, no, no es porno, es una cosa muy honesta y muy real, y esta honestidad yo creo que es lo que se transmite, que el público capta y que dice es cierto yo tampoco me tapo con una sabanita, y eso creo que es uno de los valores de la película, que en muchos sentidos yo siento que me desnudé y desnudé muchas cosas para poder lograr algo muy sincero…



G. E. … me gusta pero me asusta….
…la escena de cama si es muy divertida, no fue tan divertido firmarlo pero si terminó siendo muy divertida. A mi me parece muy incómodo, imagínate verte ti mismo desnudo y con un hombre encima, está muy difícil, y ver que muchas personas lo están viendo al mismo tiempo contigo es difícil, pero la verdad es que quedo muy bien y creo que es una película muy elegante en ese sentido, a pesar de que tiene escenas fuertes están muy bien manejadas.
 
C. R. De verdad que hacer ese tipo de cosas es siempre complicado afortunadamente la disponibilidad de mi compañero, de Gustavo, su sentido del humor, como el aflojar y el ambiente que había en el equipo, como que todo lo hizo mucho más fácil y llevadero, de cualquier forma fue difícil pero lo concretamos. Uno en esos momentos lo que más teníamos que hacer los dos era confiar en nuestro director y el uno con el otro para que la escena saliera y ahí creo que lo logramos.
 
S. P. G. ¿Como le hiciste  para lograr ese elenco?.
S. T. V. De las cosas de las que me siento más orgulloso de Cuatro lunas, sin duda, es el reparto por los nombres que trae, no sólo porque son grandes figuras, sino también porque son enormes actores en cuestión talento, y eso me parece fundamental. Está Mónica Dione, que es una grandísima actriz, Karina Gigi, Alonso Echánove, que es un maestro, Alberto Estrella dándole voz al maestro Echánove, yo creo que es una película que viene muy bien cobijada por actores.
Y tengo que decir que no fueron los 40 premios, ni mi prestigio, ni nada de eso lo que los convenció, por fortuna lo que los atrajo a la película fue el guión, que lo leyeron y me hablaron diciendo lloré, me conmovió, quiero ser parte de esto, no solamente por lo que implica a nivel cinematográfico formar parte de una buena película, como esta parece que puede llegar a ser, sino también por lo que representa a nivel lucha, por lo que representa a nivel la contienda que, queramos o no, de alguna manera estamos librando y que todos somos diferentes por cualquier razón. Estamos atestiguando un momento histórico de crisis humanitaria en el que están quemando personas vivas en Uganda, en Venezuela, en la que están criminalizando en Rusia, en la que están matando todos los días a personas, están decapitando en nombre de un dios, están desapareciendo estudiantes y el ejercito masacra a civiles, crímenes de odio por todas partes. Me parece que los actores que se unieron al proyecto no solo se unieron a una película, también se unieron a una lucha de la que querían ser parte y en la que tenían ganas de ponerse la camiseta, tomar una bandera y salir a defender un punto.
 
S. P. G. Mencionaste algunos actores que interpretan personajes principales, pero hay muchos mas con segundas, terceras partes, o hasta cameos.
S. T. V. Esta Martha Aura, que es una tremenda actriz, Marisol Centeno, cameos muy lindos como el de Astrid Hadad, José Ángel Bichir, Ricardo Polanco, Luis Arrieta, son guiños que nos gustan mucho. Laura de Ita y nuestro muy querido Joaquín Rodríguez, un critico de cine extraordinario, un hombre cultismo, y que además era tremendo actor, porque su sueño en realidad siempre fue ser actor, hizo Cuatro lunas con mucho amor porque se reunió con tres grandes amigos: Laura de Ita, Juan Manuel Bernal y Karina Gidi, fue su última película, sólo un mes después falleció, y la película de hecho esta In memoriam a él, porque él no solamente fue un tremendo hombre de cine, también fue uno de mis mejores amigos y le aprendí tantas y tantas cosas, como no me di cuenta hasta el momento en que no lo tuve.
 
C. R. Trabajar con Mónica y lograr como ese arco de la disfuncionalidad de los dos como familia, porque pues es una familia mutilada y es un proceso natural yo también lo padecí personalmente yo César cuando mi padre murió, es como la familia se desarma un poco y toma un tiempo retomar esa unidad, entender cuál es tu posición y creo que con el apoyo, el profesionalismo, el conocimiento y el talento de Mónica Dione, mi trabajo se hizo super fácil, fue un regalo trabajar con Mónica.
La escena, cuando regreso después del plantón y que Mónica, mi madre me recibe, y si, como tú dices le gana el amor de madre para estar ahí por su hijo, y sus prejuicios se van al demonio y se entrega a su hijo, es maravilloso y simplemente esa escena hacerla con Mónica fue un agasajo emocional bien fuerte, delicioso y el talento de Sergio para tomar los momentos precisos, increíble, si.
 
G. E. El reparto es de no creerse. Muchas figuras alternando con muchos jóvenes que, a lo mejor no son muy conocidos para el público, como yo, por ejemplo. La verdad es que estoy muy emocionado, muy entusiasmado, a veces te la quieres creer y hacer como que no es tan importante lo que está sucediendo alrededor para no abrumarte, eso me pasa a mi, de pronto estar en un trabajo de mesa para una película con Karina  Gidi, Mónica Dione, Juan Manuel Bernal, Alonso Echánove, maestro, que aparte son, de verdad te lo digo, no sé si la gente lo sepa o no, son tipazos, son personas sencillas, son actores compartidos y siendo mi primer gran estreno, para mi trabajar con ellos fue lo mejor, lo que más aprendizaje me dio, y también trabajar con Sergio Tovar Velarde que es un gran director, gran gran director.
 
C. R. Me ha tocado estar en producciones que desde antes de que yo entre me mandan la información de quien va estar, quienes van hacer los actores y te puedes imaginar: vamos a estar así y asa. Aquí todo fue pasando poco a poco, fue paulatinamente, no se sintió así como cuando te dicen va estar fulanito y dices: voy estar con grandes actores, aquí fue como poquito a poco y de repente estábamos un día en el set con Ricardo Polanco, de repente estábamos con Luis Arrieta que sale de mi otra pareja, y fue un disfrute porque además, son talentos bien diferentes, maneras bien diferentes de trabajar, y cada día enriquecía eso, era como ponerle salsita diferente a cada taco.
 
S. P. G. Tu película rompe con estereotipos del cine de temática gay, que mucho de el es de gran densidad, hay otra tendencia que es pura frivolidad, retratas también al mundo gay en su parte sórdida, en la cuestión de la promiscuidad, en la parte de economía sexual, es decir, la prostitución.
S. T. V. Ahora que lo mencionas, tienes toda la razón, porque he visto muchas películas gays, muchas, muchas, muchas, y tengo que decir que estamos apenas aprendiendo a hacerlas, hay muchos buenos intentos y muy buenas historias pero que terminar filmándose mal porque no hay un rigor técnico detrás; o hay películas muy bien filmadas que no entienden nada del tema y miran el caso homosexual desde una aspiración meramente mercantil para hacer dinero de lo que asumen es un público fácil y ver todo como desde arriba con microscopio.
Lo que tiene Cuatro lunas, me parece, es que retrata la cuestión gay muy a nivel de cancha, es decir, se ve como lo ve un gay, no se ve como lo ve un heterosexual haciendo una película de gays porque quiere ponerlos en el mainstream, esa la diferencia, no hay escenas de antro que es un gran lugar común en las pelis gays.….
… hay una de cuarto oscuro en un antro…
… bueno, hay una cosa parecida a un cuarto oscuro. Creo que evitamos algunos de los clichés, probablemente caímos en otros, no todos son tan malos, pero en la medida de lo posible los hemos evitado.
 
G. E. Exacto, me parece muy equilibrada en ese sentido porque no es agresiva al final, los personajes llevan su propio camino que naturalmente deciden tener, hay historias que de pronto se van a un final triste, hay otras que se van a un final feliz, crea un equilibrio entre las cuatro historias y al final la gente queda complacida, tal vez triste por unos personajes, pero feliz por otros y ese balance me parece muy correcto.
 
C. R. Tienes razón, me parece que es una película que maneja como todas las situaciones dentro de un espectro bien controlado, no llega a ningún límite, ni para arriba ni para abajo, no se torna kitch, no se torna cursi y se mantiene más bien como muy real, muy objetiva en lo que está sucediendo, y si, los seres humanos por naturaleza de repente en ciertas situaciones podemos llegar a ser cursis y es lo que nos sucede en algunos momentos, pero no se siente así en la película.
 
H. C. Tiene de todo, tiene momentos desde muy tiernos, yo tengo unas escenas fuertes, desnudos y otros compañeros también, tenemos unas escenas fuertes sexualmente hablando, que bueno, finalmente el sexo es así. Tiene también cosas muy divertidas, cosas tiernas, la historia del niño es muy conmovedora, la de los muchachos también.
 
Hugo, ¿Te gusta Cuatro lunas?
Si me gusta Cuatro lunas, sobre todo estoy viendo que está generando mucha polémica, comentarios de todo tipo, polémicos pues, Creo que es una historia, que son historias humanas, de amor y estoy contento de haber participado en ella. También yo creo que es una película donde todos, la gente de alguna manera, puede identificarse con alguna de las historias o con alguno de los personajes y decir: “Yo he estado ahí”, creo que va conmoviendo de diversas maneras al público.
 
S. P. G. Y la película llega a las salas cinematográficas luego de una corrida festivalera.
S. T. V. En Guadalajara fue la premier mundial, acaba de estar en el Festival de Cine Gay de la UNAM. Yo lo que deseo profundamente es que la película llegué a su público porque hay un público ahí, en las funciones que hemos tenido, hemos sentido un cariño abrumador y el público verdaderamente se ha desbordado en muestras de apoyo y de solidaridad, yo creo que la película puede y debe encontrar su camino.
 
Ojalá puedan ver la película y bueno yo estaré muy feliz de que la vieran ahí va a estar Cuatro lunas, nos vemos su servidor Hugo Catalán.
 
Este drama romántico donde suceden encuentros inesperados durante la búsqueda de una propia identidad y del amor, se estrena en forma simultánea en salas comerciales del interior de la república a partir del 12 de febrero en: Acapulco, Cancún, Cd. Juárez, Guadalajara , Hermosillo, León, Mérida, Monterrey, Morelia, Pachuca, Puebla, San Luis Potosí, Tepic, Tijuana, Villahermosa y Ciudad de México, además de la Cineteca Nacional.
 
Vea cine mexicano.
 

CUATRO LUNAS

México, color, 110 minutos
Compañía Productora: Atko Films en coproducción con Los  Güeros, con el apoyo de Kinomada, Color Space, SkyFlak Studio.
Director y guionista: Sergio Tovar Velarde
Productor: Edgar Barrón
Productores Ejecutivos: Edgar Barrón, Isaac Basulto
Director de Fotografía: Yannick Nolin
Música Original: Enrique Espinosa
Editores: Sergio Tovar Velarde, Max Blásquez
Diseñador de Sonido: Hugo Avila Flak
Directores de Arte: Jesús Torres Torres, Emmanuelle Muñiz
Vestuario: Estrella García, Mario Marín
Director de Casting: Carlos Cambiazzo
Con: Antonio Velázquez, Alejandro de la Madrid, Alonso Echánove, Alejandro Belmonte, César Ramos, Gustavo Egelhaaf, Gabriel Santoyo, Sebastián Rivera, Mónica Dionne, Marta Aura, Hugo Catalán, Jorge Luis Moreno, Alberto Estrella, Karina Gidi, Juan Manuel Bernal
Actuaciones especiales: Astrid Hadad, Marisol Centeno, Martha Claudia Moreno, Luis Arrieta, José Ángel Bichir, Héctor Arredondo+ , Alejandra Ley, Laura de Ita, Joaquín Rodríguez+, Ricardo Polanco, Martín Barba, Óscar Olivares
 
 
 Fotografías cortesía de la producción.
 
 
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

371698