atrapAarte

COMBATE DE NEGRO Y DE PERROS

20 Feb 15 - 00:22


 

COMBATE DE NEGRO Y PERROS, de Bernard Marie Koltés

La tragedia del poscolonialismo.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 
Tengo la impresión de economizar lo más posible:
me lleva muchísimo tiempo cortar los textos,
trato de hacerlo
de modo que no queden más que frases útiles...
Bernard Marie Koltes
 
Poco antes de su prematura muerte el 15 de abril de 1989, Bernard-Marie Koltès había regresado de un viaje a México y Guatemala, dos países que amaba al igual que Nicaragua, Costa Rica y Brasil.
Las impresiones de Koltès en dichos países se encuentran en Cartas, un volumen publicado por ediciones Minuit en el que se recogen todas las misivas que se han conservado de las muchas que escribió entre 1955, cuando tenía siete años, hasta poco antes de su muerte. Esas cartas las utilizó su amigo, el director escénico Bruno Boëglin, para montar el espectáculo Koltés viaja que ha seguido los pasos del dramaturgo por Centroamérica, México y Brasil.


Es difícil encontrar un dramaturgo más contemporáneo y a la vez universal que Koltès, que le dio la palabra a quienes no la tenían para que expusieran su cruda y profunda realidad, sus ilusiones y sus desilusiones. Creó lugares al margen de lo social, lugares sin nombre, reclusos, abandonados, en búsqueda no del folklore, sino de la dimensión universal.
El mundo de Koltès es el de los sujetos y de las conciencias, de lo simbólico de los intercambios humanos. Koltés empezó a escribir teatro a principios de los años setenta, dirigiendo él mismo sus obras en círculos marginales, pero es el famoso director francés Patrice Chéreau que lo hizo salir del anonimato en 1983 cuando dirigió Combate de negro y de perros, escrita en 1977 es una de sus obras más reconocidas, que tiene como escenario la construcción de una empresa extranjera en plena selva de un país africano no identificado. Se trata de un espacio inspirado por un viaje de un mes que el autor realizó a un país del África subsahariana.
 
En mis primeras obras no había ningún diálogo,
exclusivamente monólogos.
Después escribí monólogos que se interrumpían.
Un diálogo nunca surge naturalmente...
Para mí, un verdadero diálogo
es siempre una argumentación,
como lo hacían los filósofos, pero que se desvía".
Bernard Marie Koltés
 
 

El escritor y crítico Gonzalo Valdés Medellín, afirma: “Susan Sontag y Doris Lessing coincidieron —encarnándolo a su vez en toda su obra— que el motor más importante que movió a la gran mayoría de los escritores del siglo XX, acentuándose sobre todo en la segunda mitad del mismo, es el concepto de angustia, el “angst”, promovido por las guerras, el hambre, la depredación ecológica y la despersonalización de las relaciones entre los hombres y las mujeres, e incluso el terror de las enfermedades sexualmente transmisibles.
Bernard-Marie Koltès (1949-1989) es uno de los dramaturgos que en forma más enfática manejaron el concepto de angustia en su teatro. Un teatro llevado hasta el máximo de la ruptura con los valores preestablecidos y las formas predeterminadas como válidas en el lenguaje teatral de nuestro tiempo.
Pero más allá de esto, el teatro de Bernard Marie Koltès apunta hacia la desazón de nuestra época. Víctima del Sida, el autor de Tabataba, En la soledad de los campos de algodón, Roberto Zucco, La noche justo antes de los bosques, Combate de negro y de perros y Muelle oeste, desmiembra el corpus de una sociedad no sólo en declive, sino en plena putrefacción.”
 
La tragedia del poscolonialismo en África, está expuesta en Combate de negro y de perros de un modo contundente y conmovedor, capaz de traspasar todos los prejuicios epidérmicos y obligarnos a pensar en las auténticas y devastadoras fuerzas en juego.

Combate de Negro y Perros es uno de los textos más opresivos del reconocido dramaturgo. La puesta en escena, sobria y sencilla, de Emmanuel Varela consigue con pocos recursos, luces y sonidos, trasportarnos al interior de las tinieblas, donde la historia que se relata podría ser todavía más dura. Y los protagonistas intentan resolver un crimen que es todos los crímenes, donde las buenas palabras resultan incapaces y nos abocan al fatalismo. Blancos que son hijos de puta o cabrones, mujer que quiere jugar a una imposible paz universal, y el negro, un solo negro que es millones de negros, que corre alrededor de la jaula –las muchas jaulas- que los propios blancos crean en su explotación de África. La brillante puesta en escena ofrece el absoluto retorno a nuestros escenarios del imprescindible Luis Artagnan, ausente durante mucho tiempo de las marquesinas, actor de una pieza que refrenda su enorme talento interpretativo, acompañado del también excelente Rodrigo Espinosa y de los no menos talentosos Mauricio Pimentel y Naolli Eguarte.

.


Combate de Negro y de Perros
Por: Roberto Sosa
Fotografías: Salvador Perches Galván


 
Bernard-Merie Koltès ubica la obra en algún punto de África, al espectador lo puede remitir a Brasil, Colombia, Centro América o México. La trama se desarrolla en una construcción de una empresa multinacional en donde ha muerto un obrero negro –en África, o un indígena si es en algún país del tercer mundo-, su hermano se presenta para reclamar su cuerpo. A partir de este momento, la obra representa el enfrentamiento de dos mundos.

Horn es el responsable de la edificación, espera la llegada de Leone, su futura esposa. Alboury se filtra sitio para reclamar el cuerpo de su hermano; Horn siente su presencia, y de momento no lo ve, la confrontación es desigual: uno representa el poder, el otro al pueblo sometido. Cal es el responsable, el asesino, un personaje perturbado, histérico que busca a su perro; asesinó al obrero por que escupió cerca de su bota.

Leone llega a la construcción, a un mundo que no conoce, un sitio sin mujeres donde deberá enfrentar la misoginia de Cal, y la atracción que Alboury le provoca. El escenario representa una metáfora de la vida, un mundo en donde el océano se puede llenar de escupitajos, de mierda o de cuerpos desaparecidos. Al anochecer Horn tiene preparada una fiesta con fuegos artificiales.

Leone recibe de Alboury escupidos en vez de caricias, hablan en lenguas distintas; Cal se sumerge en las cloacas, en la  mierda buscando al hombre que asesinó. Para Horn, una fiesta llena de luces y dinero a la familia del muerto, lo soluciona todo. La obra de Koltès es reflexiva y nos explota –como los fuegos pirotécnicos en la escena- en nuestras conciencias. El campamento de obras públicas está África o en algún lugar del mundo, uno de los no-lugares en donde la intolerancia toma forma.

Combate de Negro y de Perros la dirige Emmanuel Varela; su trabajo es limpio, logra trasladar al escenario la esencia del drama, y en complicidad con los actores, logran un esplendido trabajo. El diseño escenográfico (María María), le da al público un ángulo en donde la construcción es vista desde un hoyo, como una parábola, una alegoría en donde los personajes se hayan sumergidos.

El elenco lo integran: Luis Artagnan, Mauricio Pimentel, Rodrigo Espinosa y Naolli Eguiarte. Un grupo de buenos histriones, su trabajo está en sintonía, en un mismo nivel, sometidos por sus personajes, inmersos en sus emociones; desentrañan y exteriorizan lo elemental de cada uno, para lograr que la historia sacuda conciencias. Por un lado una mujer con las manos ensangrentadas, por otro el cuerpo de un hombre cubierto de lodo y sangre, y una explosión para despertar al pueblo de su letargo….
La obra se presenta en el teatro El Milagro. Funciones del 12 de febrero al 8 de marzo.


 
 El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
Combate de negro y de perros. De: Bernard Marie Koltés.
Dirección: Emmanuel Varela.
Actuación: Luis Artagnan, Mauricio Pimentel, Rodrigo Espinosa y Naolli Eguarte.
Teatro El Milagro. Milán 24. Colonia Juárez.
Metrobus Reforma.
Hasta el 8 de marzo
Jueves y viernes 20:30 horas, sábados 19 horas, domingos 18 horas.
Admisión: $ 180 pesos entrada general.
$ 90 pesos descuento estudiantes, maestros e INAPAM
$ 60 pesos descuento a maestros y estudiantes de teatro y vecinos de la Colonia Juárez

 
 
 
 
Con una amplia trayectoria y de formación autodfidacta,
Roberto Sosa López, se inicia en el periodismo
desde hace poco mas de dos décadas,
en1994 y hasta la fecha, como colaborador
y responsable de la página Escenarios,
en la Revista El Por Qué de las Finanzas.
Colabora de 2006 a la fecha en la revista virtual
interescena.com  desde el  2014
en la página Web proscenio.mx
y del 2013 a la fecha, en el portal Rolatuarte.com  
en los tres casos en la sección teatro
Colaboró en la sección cultural de 2007 al 2013,
en la revista impresa Gente Sur.
De 1987 a 1994, fue fotógrafo y realizador
de fotonovelas para Grupo Novedades.
De 1991 a 1993, fotógrafo de  Magazine Teatral
Se incorpora desde su inicio en esta nueva aventura periodística:
atrapArte.
 
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

301861