atrapAarte

BANDA DE GUERRA

28 Mar 15 - 15:56




 

De Luis Ayhllón.
Sus p
ersonajes avanzan voluntariamente hacia el muro de fusilamiento.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.









 

Sueño enfermizo de poder que comienza en el entorno de una secundaria pública y sus confines: Matamoros, el director, sueña con ser secretario en una de las secciones del Sindicato de Maestros por lo cual protege a un alumno maleante, hijo de uno de sus "contactos".
 
Malena, la maestra de historia, se opone a la corrupción, pero Matamoros la convence de entrar al juego. Al cabo de los años se vuelven muy poderosos aunque arrastran la calamidad de un pobre.

 

Dicho de otra forma, es la historia de un par de lenguas abusivas y una lengua que se perdió en el camino.
 
Esto desembocará en un grito de alerta sobre la educación, la mezquindad y la arrogancia que impulsa
a un individuo a actuar por encima del bien común.
 
Una mirada aguda y brutal a la corrupción, el tráfico de influencias y la violencia que se vive en el país, ejemplificado en las escuelas públicas, es llevada a escena por Mauricio Jiménez, en Banda de guerra, del dramaturgo Luis Ayhllón.
 
Las paredes del colegio, como las fronteras terrestres
y marítimas del país, serán los contenedores que encierran el fango de corrupción: el microcosmos, una escuela, reflejo de muchos otros, incluso de la nación completa.
 
Al ritmo de la banda de guerra, sus personajes
avanzan voluntariamente hacia el muro de
fusilamiento.

 
Alberto Estrella, visitante frecuente de los escenarios,
o más bien, de su escenario, sale de su zona de
confort y acepta el enorme reto, de asumir el rol
principal de la obra, lo cual aplaudimos,
y del cual sale avante,como lo ha demostrado
en sus propias producciones,
gracias a su talento interpretativo.



Para el histrión, Banda de guerra es una historia que aborda temas actuales, como la falta de valores, y presenta personajes perdidos en busca del amor, desafortunadamente es una realidad cercana y vigente, que el teatro tiene que exponer, y el público decidir si lo aceptan. Sin que el arte escénico, tenga como objetivo dar lecciones de ética ni moral, pero sí el de crear conciencia a través de una historia de humor ácido.
 
Para Estrella Matamoros, su personaje, tiene una serie de conflictos que a él le encanta proyectar, porque tiene que ver con saber qué hacer con su vida. Tener la intención de comernos al mundo y de pronto, la vida nos conduce por caminos insospechados, y por sobresalir y obtener poder, pagamos altos costos, llegando hasta la corrupción, esta situación se puede ver en cualquier ámbito.
 
Esa corrupción ha corroído a nuestra sociedad desde su base más elemental, desde que alguien tira basura en la calle, el dar una mordida, no respetar señales ni señalamientos o no realizar el trabajo de manera honesta.


 
  
 

El autor de la obra, Luis Ayhllón ha sido acreedor de los premios nacionales de Dramaturgia Manuel Herrera y de Teatro para Adolescentes, entre otros. Entre sus obras destacan Las guerras blancas y otros textos para la escena, Partida y La extinción de los dinosaurios.


 
 

Escritor y director, Mauricio Jiménez, egresó de la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA, ha participado en la Muestra Nacional de Teatro, el Festival de las Américas en Canadá y el Festival Iberoamericano de Teatro en Cádiz, España. Ha sido integrante de la Compañía Nacional de Teatro, docente en la Escuela Nacional de Arte Teatral, director artístico de Teatro de Arena y becario del Fonca.
 
El elenco lo conforman Alberto Estrella, Irela de Villers, Erick Israel Consuelo, Ángel Lara, José Martino, Diego Thomé, Carlos Huber, Adán Aguilar, Fabrizio Grajeda, César René Pérez y Francisco Medina.


 
  
 

Un poco reiterativa y larga, la obra se entrelaza básicamente con tres líneas narrativas: la relación (amorosa) entre Matamoros y Malena (la excelente Irela de Villers) y como maquinan su camino al “éxito” sindical, con el aval de “la maestra”; la relación entre Malena, “la china”, y sus alumnos y lo que sucede intramuros, entre el instructor de la banda de guerra que da nombre a la pieza y los alumnos que la integran.
 
En momentos pareciera que se trata de una escuela militarizada, pero no, de hecho es una escuela mixta, aunque nunca aparezcan alumnas. Las escenas intercaladas de estos tres hilos conductores ubican al espectador en los diversos espacios de la escuela donde se desarrolla la historia: patios pasillos, salones, canchas, baños, gracias a los buenos trabajos de Leopoldo Novoa en el diseño musical de, escenografía de Auda y Atenea, iluminación de Phillipe Amand, vestuario de Teresa Alvarado y entrenamiento con cornetas y tambores a cargo de Cristian David y Juan Carlos.


 
  
 

Banda de guerra es un grito de alerta sobre la existencia de una educación que exalta la mezquindad y la arrogancia del individualismo por encima del bien común”, en una obra que provoca mucha risa, pero acaba siendo aterradora, por ver el terrible espejo de la realidad que refleja.
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Recomendable.
 
Banda de guerra. De: Luis Ayhllón.
Dirección: Mauricio Jiménez.
Actuación: Alberto Estrella, Irela del Villers y Erick Israel Consuelo, Ángel Lara, José Martino, Diego Thomé, Álvaro Sandoval, Adán Aguilar, Fabrizio Grajeda, César René Pérez y Francisco Medina.
Teatro Julio Casillo. Reforma y Campo Marte s/n
Atrás del Auditorio Nacional
Metro Auditorio.
Sábados 28 a las 19 horas, domingo 29 18 horas. Hasta el 29 de marzo
Boletos en taquilla o TicketMaster $ 150 Gente de Teatro $45. 50% de descuento a maestros, estudiantes e INAPAM
 
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

333989