atrapAarte

ANNA PAVLOVA E ISADORA DUNCAN: DIÁLOGOS

14 Oct 18 - 12:53








 




De Tatiana Zugazagoitia
y Carmen Correa

Un cruce de destinos entre las opuestas: la clásica y la moderna
Por: Salvador Perches Galván.
 












Al conjuro de Terpsícore, por medio de la magia del cuerpo en movimiento, dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX, se reúnen en escena para conversar sobre este arte, sus respetivas trayectorias, sus rivalidades y afinidades y sobre la vida misma: Isadora Duncan y Anna Pavlova.
 
Nacida en San Francisco, California, en 1877 Isadora Duncan, es la cuarta hija de una familia disfuncional, con una madre extravagante para la época que inculcó en sus hijos el amor por la música y el arte. Descubrió su pasión por la danza frente al mar. Su debut profesional lo hace en la compañía teatral del empresario Agustín Daly pero fue en 1899 que hace su debut con su propio recital en Nueva York, lo que la impulsa a ir Europa con su propio trabajo.
Rompiendo con los cánones establecidos su arte no fue bien recibido ni comprendido al inicio, pero al poco tiempo se convierte en un fenómeno artístico que transformó el concepto de danza de la época dando recitales en Europa y Estados Unidos.

Ejerció una enorme influencia en el ballet del siglo XX y se convierte en la pionera de la danza moderna. Estableció escuelas cerca de Berlín en 1904, en París en 1914 y en Moscú en 1921. Su vida personal fue apasionada y teñida de tragedia.  Perdió a sus hijos en un accidente automovilístico ahogándose ambos en el río Sena, posteriormente su marido se suicidó y ella muere ahorcada por su propia mascada en un absurdo accidente de auto.
 
Habla nuestra Isadora Duncan mexicana, creadora del espectáculo, directora e intérprete del mismo, Tatiana Zugazagoitia. Esto surgió como idea hace cuatro años, un día, repasando las biografías, me topo con que Isadora Duncan murió a los 50 años y entonces dije: que bonito sería, a mis 50 años, hacer algo sobre Isadora Duncan. Y también vi que Anna Pavlova murió a días de cumplir 50, y entonces dije, hay que buscar a una Anna Pavlova que también cumpla 50 para que nos reunamos y podamos hacer esto, y ese era el término, teníamos que esperar a este año para que Carmen tuviera 50, si no, que chiste, y poderlo hacer. Llevamos tres años en la construcción de esta idea, que fue juntar a Anna Pavlova e Isadora Duncan post Mortun en una estación de tren que las va a llevar a la eternidad para que platiquen, y de que platicarían, esa fue la idea y ahí empezamos.
 
Bailarina rusa, hija única criada por su madre, Anna Pavlova inició sus estudios en 1891 en la Escuela de Ballet Imperial del Teatro Mariinsky en San Petersburgo, donde nació en 1880. Debuto en la compañía en 1899 y fue nombrada prima ballerina en 1906. Bailó en el debut de los Ballets Rusos de Diaghilev en París en el año 1909 pero se deslindó al poco tiempo para formar su propia compañía. Siendo partidaria de las reformas introducidas por Fakine, aspiraba a una interpretación plena de la música en sus ballets. En 1905 Michelle Fakine creo para ella La muerte del cisne, estrenada en San Petersburgo, convirtiéndose en su pieza más representativa.

Durante cinco años recorrió toda América y al finalizar la gran Guerra regreso a Europa. La compañía se mantuvo durante 15 años, durante los cuales realizó giras por todo el mundo. Se cuentan más de 4 mil representaciones por todos los continentes. Estos espectáculos estuvieron organizados por el empresario Víctor D'André descrito a menudo como su marido. Anna Pavlova murió en La Haya a consecuencia de una pulmonía, a escasos días de una presentación durante la cual la orquesta tocó La muerte del cisne, mientras una luz cenital iluminaba el escenario en homenaje a la Pavlova.
 
Agrega Carmen Correa, la Anna Pavlova nacional. Una de las cosas también importante, es que, no sé qué tanto se tenga referencia de una u otra, pero compartieron época. En realidad Isadora Duncan eran sólo tres años mayor que Anna, murió tres años antes que Anna, pero compartieron lugares, compartieron gente, compartieron la misma época, los mismos países, creo que esa es otra cosa muy interesante para presentar.
 
 
Otra cosa es que, justo en estos cruces, añade Zugazagoitia, Anna siendo rusa, sale de Rusia y ya no vuelve después de la revolución, e Isadora va a la Unión Soviética en busca de esa revolución, entonces hay también ese amor por esa Rusia, pero en un cruce.
 
Carmen: y, paradójicamente Anna estuvo mucho tiempo en giras de larga duración en América y en todo el mundo pero mucho en Estados Unidos, de donde era Isadora.

 
 
De estilos y técnicas radicalmente opuestas, la Duncan y la Pavlova revolucionaron el mundo de la danza a principio del siglo XX. Al respecto, explica la creadora del bellísismo espectáculo: Tatiana Zugazagoitia. Hay un cruce de destinos, todos sabemos que son las opuestas: la clásica y la moderna, la que está rompiendo con todo ese clasicismo, y, sin embargo, empieza uno a encontrar también paralelismos, como estas cuestiones de que las dos vivieron en Europa, una en París, la otra en Londres y Rusia y Estados Unidos como puntos cardinales. Pero también esta cuestión de, ¿qué tan clásica era la clásica? y no, también rompe con un clasicismo, era muy revolucionaria. Y ¿qué tan revolucionaria puede ser Isadora?, cuando en realidad era una renacentista, porque adonde se va, es a los griegos para resurgir con esta nueva danza. Las dos tienen ahí un punto, y Carmen y yo tenemos también esa convergencia, porque, si bien Carmen toda su carrera la hizo como bailarina clásica, siempre, como dice ella... He coqueteado con el moderno toda la vida... y yo que toda mi carrera ha sido en danza contemporánea, tuve la formación clásica completa, acota Carmen… en la escuela donde estudió Anna Pavlova, además, creo que la mayor convergencia, inclusive más allá del estilo de danza que practicaban, su mayor encuentro, yo creo, está en ser mujeres, como seres humanos, como profesionistas, que vivieron éxitos, fracasos, rupturas, migración, perdidas, mujeres apasionadas, o sea, la parte humana de ambas creo que es la más importante. Y fueron maestras que dejaron una herencia dancística muy importante ambas.

 
 
Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos es una pieza simbólica para ambas artistas, ya que Zugazagoitia y Correa pensaron en esta propuesta justo para celebrar 35 años de trayectoria desde sus propias trincheras, en un espectáculo no exclusivamente dancístico.
 
No, no, y muy monamente decidimos festejar nuestros 35 años de bailarinas, afirman ambas bailarinas a duo: porque además… también estamos las dos cumpliendo, esa es otra coincidencia… este mismo año… 35 años… con una obra que es muy actoral, porque queríamos usar las palabras de ellas, fue una investigación de dramaturgia que hicimos juntas, también de meternos a fondo… y entonces muchos de los textos que usamos son de ellas… Son sus voces extraídas de entrevistas o de autobiografía.

 
 
Y con un mínimo de caracterización, las intérpretes, tienen parecido con las grandes bailarinas a las que les prestan su cuerpo, su energía, su sangre, su pasión…
 
No sé si yo, duda Zugazagoitia, porque Isadora es como más redondita de cara… Correa añade… también Anna era más redondita… es un privilegio, es un reto… es un honor y una gran responsabilidad. Y algo que si quiero mencionar, es Zugazagoitia quien toma la palabra, es que la posibilidad de hacer este espectáculo con una producción así de bella, tiene que ver con la posibilidad de haberla hecho con el apoyo del FONCA, para que pudiera salir con una producción como se lo merece.
 
Tres años no se traducen en solo tres funciones este fin de semana en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo, ya venimos de unas funciones en Mérida, en un teatro bellísimo el Peón Contreras, fuimos a Querétaro, ya estamos llegando aquí, habiendo probado con el público, ha sido muy rico y tenemos varias más, pero si queremos moverlo muchísimo, creemos que es un proyecto que sí debería tener la posibilidad de hacerlo, finaliza la creadora del bello espectáculo.

 
 
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Absolutamente recomendable.
Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos. De Tatiana Zugazagoitia y Carmen Correa.
Dirección: Tatiana Zugazagoitia.
Intérpretes: Tatiana Zugazagoitia y Carmen Correa.
Teatro de la Danza Guillermina Bravo
Reforma y Campo Marte s/n. Metro Auditorio
Domingo 14 ultima de tres funciones, 18 horas.
 
Fotografías cortesía de la producción
 

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

361827