atrapAarte

ANAMNESIS

01 Feb 15 - 20:57




 

ANAMNESIS, de Jaime Chabaud
Su memoria se desvanece en las arenas del tiempo.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.
 
Anamnesis, término acuñado por Platón remite a la presencia de formas o modelos ya realizados en la medida en que sólo a partir de ellos podemos entender la constitución de planes o programas; lo que obliga a concebir el futuro proyectado, no tanto como el acto creador o anticipador de una fantasía, sino como un efecto de la anamnesis = recuerdo, en el contexto de: el saber como un recordar, o como diálogo del alma consigo misma.

Recolección, reminiscencia, rememoración, la anamnesis apunta a traer al presente los recuerdos del pasado, recuperar la información registrada en épocas pretéritas.

La anamnesis también consiste en una conversación entre el médico y el paciente, durante la cual el médico realiza preguntas sobre la historia clínica, los hábitos de vida y los antecedentes familiares del paciente con el objetivo de establecer un diagnóstico.

En ambos sentidos apunta el texto de Jaime Chabaud, que lleva por título la palabra de origen griego, y que nos remite a amnesia, por cierto presente a través de la canción del mismo nombre, que interpretara “el príncipe de la canción” José José, y que los actores cantan en forma recurrente en la obra.

  

En el marco de la celebración universal de los 450 años del natalicio de William Shakespeare en el 2014, el Festival Internacional Cervantino encargó la reescritura de una obra del Bardo de Avon a Jaime Chabaud, dramaturgo multipremiado por obras como Tempranito y en ayunas, Perder la cabeza y Talk Show; editor de Paso de Gato, revista de teatro reconocida internacionalmente; con un repertorio que abarca todos los géneros y ha sido traducida al francés, inglés, alemán, catalán, gallego y polaco.

Chabaud partió para su Anamnesis de El Rey Lear, como paciente de una operación de colon, colocándolo en el interior de un hospital, con un bufón-enfermero que lo atiende, escucha sus delirios, recupera los fragmentos que arroja su memoria y los reproduce.


 
Hayde Lachino escribió en el programa de mano del FIC:
“La vejez y el olvido como tragedia
No es fácil explicar por qué las obras de Shakespeare despiertan tanto interés y fascinación; muchos, sin haber visto ninguna, saben de la existencia de los personajes ideados por el autor británico y es que precisamente, una de las grandes virtudes de este creador es haber dado forma a personalidades únicas e irrepetibles.
Como bien afirma Harold Bloom, crítico literario y uno de los grandes estudiosos de Shakespeare, si bien en todo el pensamiento occidental encontramos autores, entre filósofos, literatos y poetas, que ayudaron a crear la interioridad del ser, el escritor isabelino se centró en el estudio y creación de la personalidad, lo que lleva a Bloom a afirmar que el sujeto moderno es total invención shakespeariana.
A veces el pensamiento crítico de una época no se expresa en la filosofía o en la ciencia sino en el arte. Shakespeare es, ante todo, un pensador que refleja en su obra las grandes y graves preocupaciones humanas y a la vez, es el inventor de nuestros sentimientos; en sus obras somos reinventados y en lo real, sus creaciones nos permiten teatralizar nuestras vidas.
El rey Lear pertenece al ciclo de las grandes tragedias shakesperianas: el anciano rey que reparte su reino entre sus hijas, lo que deviene en la irremediable destrucción de lo construido en vida. Lear, divinidad caída que ve ante sí aflorar odios y rencores, pero también la lealtad y el amor. Estamos ante una obra cuyo tema central es el amor filial y el amor paterno, que llevados al exceso sólo pueden tener un final trágico.
Sobre El rey Lear, el dramaturgo mexicano Jaime Chabaud realiza una paráfrasis…
…Aquí, Lear va perdiendo la memoria y se enfrenta a la degeneración de su propio cuerpo y el único reino que tiene a repartir, su recuerdo, se va fragmentando y no hay nada que heredar”.
Hasta aquí la larga cita de Lachino


 
Anamnesis es la historia clínica de un Lear que ha perdido la realidad sobre la cual tenía poder y se descubre débil, prisionero de sus males, encerrado en un cuarto de hospital, como metáfora de su cuerpo sin memoria.
Richard Viqueira, un director multipremiado de alto riesgo, es el encargado de llevar a escena el texto. Al creador, se le ama o se le odia, según las inclinaciones de cada espectador. Desde Ternura Suite, Cuerdas, Vencer al Sensei, Por favor no mande riñones por correspondencia, Careo y Carnada,(por cierto, otra versión de Lear, desde el punto de vista femenino de su autora Bárbara Colio, con puros personajes masculinos). Las propuestas escénicas de Viqueira, sus situaciones límite, la violencia implícita y explícita en sus personajes, lo han colocado como uno de los directores más propositivos y polémicos de la escena contemporánea, El kamikaze del teatro, es creador de obras que confrontan, exploran y explotan las emociones del público.

En la propuesta de Viqueira, Lear está postrado en una cama con varios padecimientos, entre ellos, una colostomía que lo obliga a defecar en una bolsita. Un Bufón-enfermero lo asiste, lo cambia, le pone suero de ser necesario. Sus hijas lo visitan, cada una quiere algo distinto. Cada cual ilusiona o desilusiona al viejo rey. El Bufón-enfermero le sirve de memoria. Intenta dar luz en la nebulosa memoria de su amo.

Lear es un empresario que cede su empresa. El único que le da las noticias, a cuenta gotas y de la forma más amable, es el Bufón-enfermero, quien lo cuida hasta sus últimos días.

    

Lear vaga por sus recuerdos y algunos los inventa. Mientras escucha los deseos de sus hijas, Cordelia, Goneril y Regan con palabras que no va a recordar un momento después, se ilusiona y se deprime, su memoria se desvanece en las arenas del tiempo.

Fiel a su estilo, Viqueira ofrece una puesta novedosa, lúdica, que cuenta con las muy acertadas actuaciones de Gutemberg Brito como el enfermero, Paula Comaduran dando vida a las tres hijas y Carlos Ortega, actor invitado de la Compañía de Teatro Veracruzano interpreta al viejo Rey.
 
 
El teatro es de todos. ¡Asista!
 
Muy recomendable.
 
 
Anamnesis. De: Jaime Chabaud.
Dirección: Richard Viqueira.
Actuación: Gutemberg Brito, Paula Comaduran y Carlos Ortega,.
Teatro Sergio Magaña. Sor Juana Inés de la Cruz 114. Colonia Santa María la Ribera.
Metro San Cosme.
Hasta el 4 de marzo
Martes y miércoles, 20 horas
Boletos en taquilla. Localidades: 127 entrada general. 50% de descuento a estudiantes, maestros, militares, INAPAM y trabajadores de gobierno.
 
Para consultar la programación completa del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, visite la página: www.teatros.cultura.df.gob.mx
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

333980